Partido de José Brito ofrece tarjeta a Sergio Garrido para elecciones en Barinas el 9-Ene
Delcy Rodríguez acusa a la UE de “sabotear el proceso electoral” del 21 de noviembre
Maduro otorga estatus de refugiado al etarra español Asier Guridi Zaloña
1er JH Fashion Show demostró que la Mesa de Guanipa tiene talento de exportación
Congreso de Perú rechaza moción para destituir a Pedro Castillo
Venezuela suma 364 nuevos contagios de Covid-19
La oralidad de los cacheros se oirá este sábado en Cantaura
Residentes del sector La Charneca están preocupados por los intensos olores a gas
Artistas harán entrega del mural ecológico a autoridades del municipio Simón Rodríguez
La inflación de noviembre fue la más baja en lo que va de año
Gobierno venezolano estima que exportaciones de crudo financien 61% de su presupuesto en 2022
Esta semana llegan al país los últimos pedidos de juguetes para navidad
Unesco acepta postulación de Tambores de San Juan como patrimonio cultural de la humanidad
Gustavo Dudamel: Es un honor trabajar con un genio como Steven Spielberg
Daniel Sarcos anuncia que es el nuevo animador de MasterChef Dominicana
Comerciantes se quejan de aguas putrefactas que corren frente al mercado municipal de El Tigre
Unos van alegres y otros…
El circo barinés…
La WTA premia a Carla Suárez con el premio al retorno del año
Desaparecidos / parte I
Next
Prev
diciembre 8, 2021
Hoy martes 7 de diciembre de 2021 | Valor Petro: Bs. 260,2800 para la compra / Bs. 260,2800 para la venta | | IDI: 0,0226| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,6333 / BDV: $ 0,00 / BCV: € 5,2296 / BDV: € 0,00 | | Menudeo: $ 4,6333 / € 5,2296 para la compra, $ 4,6796 / € 5,2819 para la venta. |

Vuelvo sobre mis pasos

Vuelvo sobre mis pasos

I

La única cola que conocía yo por aquel entonces era la de los carros que esperaban el ferry para ir a Margarita. De los Altos Mirandinos al puerto de Puerto La Cruz era un viaje largo. La carretera de la costa era sinuosa y peligrosa, pero mi papá se la sabía de memoria. Siempre le gustó la velocidad y entonces mi mamá iba pegando gritos en el asiento de adelante del Malibú conmigo.

Atrás iban los otros tres niños. Mi mamá llevaba termos de café con leche y de café negro calienticos. Además, arepas y sándwiches, para no comer en los puestos de la carretera “que no tienen agua corriente”, decía el doctor. Un solo jalón desde la madrugada hasta principios de la tarde, cuando pacientemente estacionaba el carro en la cola para esperar que el ferry comenzara a cargar.

Ya ese viaje comenzaba siendo una aventura. Cambiaba el aire frío de mi casa por aquel sol abrasador de Anzoátegui. Gritábamos cuando avistábamos el mar desde la carretera llegando a Puerto Píritu. El color de la tierra cambiaba, el aire olía a sal.

El ferry abría su boca y comenzaban a pasar los carros. Nosotros nos apresurábamos a conseguir los puestos en los que estaríamos cinco horas hasta llegar a la isla hermosa. Veíamos delfines, peces de colores, islotes, gaviotas. Ese viaje era muy divertido.

II

Cuando atracaba el ferry, lo importante para mí era salir pronto del barco, con el carro. En ese momento quería que mi papá volara por la carretera porque lo que yo quería ver no era precisamente el paisaje salino y seco de esa parte de la isla. Lo mío era ver lo verde y lo rojo. Ni siquiera el mar.

Una vez pasadas las calles de Porlamar, el Malibú se enfilaba hacia la carretera 31 de Julio. Ya el clima cambiaba. La tierra era roja y había muchos árboles; hasta un túnel vegetal protegía del sol. El cerro Matasiete, el Guayamurí. La Fuente, El Salao y Paraguachí. La casita azul cielo, la inmensa palmera de dátiles, el gran árbol de uva de playa. Ese es mi lugar feliz.

Llegábamos al final de la época de mangos, pero todavía se veían asomarse de las matas algunos cachetes rosados y jugosos. Recuerdo que bajaba del carro y me metía entre los matorrales para correr por la tierra arcillosa hasta el aljibe a ver si había agua.

III

¿Por qué vuelvo a hacer este viaje en mi memoria? Porque es una de las técnicas que he aprendido para relajarme. Porque volver a ese sitio que me ha hecho tan feliz me llena de buenas energías. Pero también porque cada vez se hace más difícil la idea de volver a recorrer esos caminos.

La isla está prohibida para los propios venezolanos. Es como le pasa a los cubanos con Varadero, no tienen derecho porque todo está a precio de turista. Un pasaje de avión para Margarita cuesta 80 dólares. Recorrer las carreteras hasta Puerto La Cruz es prácticamente un suicidio. Igual debe ocurrirle a cualquiera que sea de otras regiones del interior del país y por circunstancias de trabajo viva en la capital. Volver a ver el terruño, a sus viejos, a su familia se hace cada vez más difícil.

Pero menos mal que queda la memoria. Menos mal que ese pedacito de tierra sigue allí. El mismo sol, la misma brisa, el mismo olor a verde. Volveré.

@anammatute

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández