Empleados públicos recibirán el bono ‘Especial Complementario’ a través del monedero patria
Activaron BioBrigadas en Maiquetía frente a nueva flexibilización
Capturan a alias “Otoniel”, máximo líder del Clan del Golfo
La Palma registra 79 terremotos en una sola noche por Volcán Cumbre VIeja
Venezuela registró 1.056 nuevos contagios de Covid-19 en las últimas 24 horas
A Punta de Soga / Patricia Infante regresa cargada de fusiones en “La última vez”
A Punta de Soga / Freddy Arévalo lanza su nuevo promocional “Por tu regreso”
Juntas de supervisión de Citgo pidieron a EEUU ampliar protección de la refinería
Muguruza clasificada para las finales WTA
Dolarización impulsa a la banca privada que ahora concentra 54,6% de los depósitos totales
Investigación sobre el disparo de Baldwin se centra en la custodia del arma
Acusan a la youtuber YosStop de agredir a una compañera en prisión
El hermoso gesto de Vin Diesel con la hija de Paul Walker
Medallista olímpico Alex Quiñónez fue asesinado a tiros en Ecuador
Partido amistoso entre Venezuela y Ecuador fue reprogramado por lluvia
Hallan siete presos muertos en cárcel de Ecuador donde ocurrió masacre en septiembre
Un muerto y siete heridos dejó tiroteo cerca de universidad en EE UU
Rusia lanza una dura advertencia a la OTAN por nuevo plan de contención militar
Monitor Salud denunció que laboratorios públicos están cerca de cerrar
Venezuela, a mayor número de casos de Covid-19, más flexibilización de medidas
Next
Prev
octubre 24, 2021
Hoy domingo 24 de octubre de 2021 | Valor Petro: Bs. 236,7800 para la compra / Bs. 236,7800 para la venta | | IDI: 0,0205| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,2111 / BDV: $ 4,1745 / BCV: € 4,9023 / BDV: € 4,8205 | | Menudeo: $ 4,2111 / € 4,9023 para la compra, $ 4,2532 / € 4,9514 para la venta. |

Vivencias / Pitoco

Vivencias / Pitoco

Hoy estaría celebrando un año más de vida, el recordado deportista Prof. José Martínez Vegas, mejor conocido por sus amigos y relacionados como PITOCO, a quien conocí desde los finales de la década de los 60s, como integrante de una familia de militancia copeyana, destacándose él, como voluntario y aguerrido activista de la JRC, de la cual fue directivo, pero por su inconforme y polémica actitud contestataria, renunció a la militancia copeyana y buscó una identificación a su forma de actuar, y fue así como se unió como cuadro dirigente de la naciente Causa R, organización que representó como candidato al Concejo Municipal de Guanipa, objetivo que no logró, sin embargo ello no causó menoscabo en sus actividades políticas, sociales o deportivas.

Pitoco demostró pasta dirigencial desde su etapa estudiantil en el liceo Guanipa, desde allí se dio cuenta que casi todos sus compañeros de estudios tremendistas y rebeldes como él tenían un apodo que los identificaba, y él no tenía ningún remoquete, situación que podría distanciarlo del grupo, así que seguramente tomó el nombre de un maracucho programa de radio de corte infantil que se difundía en la década de los 50s llamado “Mamerta y Cocomoco”,  y dónde el personaje Cocomoco, un zapatero remendón que tenía unos hijos y una perrita que engañó a Tío Tigre, el abuelo le contaba cuentos a los niños y concluía el programa radial con una recordada frase “Mis queridos pitoquitos  pórtense bien, y obedezcan a sus padres…”

José Martínez quizás le gustó y se auto identificó con el nombre, se presentó ante sus compañeros diciendo: “Yo soy Pitoco”; la frase les causó gracia a sus aliados que entre broma y broma comenzaron a llamarlo Pitoco, y así por siempre y para siempre y por supuesto a él le gustaba.

Pitoco era un diligente e inquieto dirigente social, vecinal y deportivo, y en esa última actividad, junto a un grupo de amigos vinculados al béisbol, fundaron la liga “Baudilio Díaz”, una seccional de “Criollitos de Venezuela”, con sede en San José de Guanipa, realizando varios campeonatos locales, regionales y nacionales, dejando muy en alto el nombre de Guanipa.

En una oportunidad un directivo de Criollitos de Venezuela llamado Felipe Astudillo, quien no conocía personalmente a Pitoco, llegó al estadio Joche Boada y le pidió a Carlos Llovera que le presentara a Pitoco, Carlos le respondió, sube a las gradas izquierda y busca a un gordito con bigote y los cachetes colorados es ese, pero para que no te peles, lo vas a conseguir con franela con logotipo de algún equipo deportivo, pero es el único que usa la franela metida por dentro del pantalón.

Constituyó un equipo y organizó varios torneos como directivo y jugador de bolas criollas, dirigió varios eventos y campeonatos relacionados a esa actividad.

Fue jugador, fundador y directivo de varios clubes de softbol, y uno de ellos con la particular característica por estar integrado además, de él a todos sus hermanos quienes siempre han estado vinculados a las actividades deportivas, por consiguiente decidieron por “mayoría” que el equipo llevara el nombre de “Los Pitocos”.

Era miembro directivo de la Cámara de Comercio y su representante ante el Concejo Municipal.

Pitoco era Técnico Superior Universitario en Administración egresado del IUTJAA; profesor de matemáticas egresado del UPEL; socio fundador del Instituto  Educativo Manaure; fundó y dirigió un centro contable “Centro Profesional de Administración”, (CEPA); así como  también ejercía la docencia como profesor de matemáticas en el UPEL, seccional El Tigre, Unidad Educativa El Basquero y en el Instituto José Gil Fortoul, donde en una oportunidad y en una de sus tremenduras le prometió a los alumnos de sección “D”, los más rezagados y ya juveniles estudiantes que le acompañaran al Concejo Municipal en una petición-protesta para que le aprobaran el presupuesto y construyeran un parque infantil en el sector La Floresta.  A cambio de ello, el Prof. Pitoco le otorgaría dos puntos en las notas del trimestre. Los estudiantes desconocían cuál era el propósito de la protesta, él nunca se los dijo, en consecuencia, cada vez que Pitoco levantaba la mano para pedir la palabra, los alumnos gritaban ¡Pitoco, Pitoco, Pitoco…! claro para unos alumnos rezagados, dos puntos son dos puntos, que al fin de cuentas cumplió otorgándoles tan solo un punto.

Pitoco era casado con Celia Marín y en su matrimonio procrearon tres hermosas hijas.

Un 19 de agosto, próximo a cumplir 55 años, Pitoco corrió para el lado equivocado cuando se le vino encima  un árbol de caro que talaba en un fundo que destinaría junto a su familia el uso y disfrute de la vida campestre.

“Si no contamos la historia, corremos el riesgo de no saber quiénes somos, y lo que es peor, olvidar que hemos vivido”

Twitter @nunez_centeno

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández