Bad Bunny y Daddy Yankee ganan en Barcelona los premios de reguetón RBF
Maduro acompañó a Luis Marcano en su investidura como gobernador de Anzoátegui
La mesa navideña es un desafío: Más de dos salarios diarios dolarizados necesita un trabajador para comprar un pan de jamón
Gobierno venezolano aumenta la cantidad de pagos en dólares a proveedores
Suenan campanas de boda para Marjorie de Sousa
Becky G lanza su versión de “Bella Ciao” para la última temporada de la Casa de Papel
Paro laboral de la MLB no afectará a la pelota venezolana
El Manchester City asalta la cima de la Premier y es nuevo líder en Inglaterra
Hamilton firma la pole position del GP de Arabia, Verstappen tercero
Chile registra el primer caso de la variante ómicron
Alemania: Socialdemócratas celebran victoria y refrendan pacto de coalición
Aurora de Superlano será la candidata de la MUD a la gobernación de Barinas
Todo listo para el JH Fashion Show 2021
Llegó la navidad a la Cámara Municipal del Municipio Simón Rodríguez
Astrid Montero sumó la quinta dorada para Venezuela en Cali-Valle 2021
Centro Carter sobre elecciones: “Interferencia política y gubernamental socava al CNE”
Venezuela registra 452 nuevos contagios de Covid-19
Lo que dijo Diosa Canales sobre Diosdado Cabello
Fedeindustria mantiene expectativas positivas para el 2022
Maduro transfirió administración de empresas y corporaciones de Anzoátegui a Luis Marcano
Next
Prev
diciembre 5, 2021
Hoy sábado 4 de diciembre de 2021 | Valor Petro: Bs. 261,6300 para la compra / Bs. 261,6300 para la venta | | IDI: 0,0227| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,6476 / BDV: $ 0,00 / BCV: € 5,2685 / BDV: € 0,00 | | Menudeo: $ 4,6476 / € 5,2685 para la compra, $ 4,6940 / € 5,3212 para la venta. |

Luis Hernández le echa navaja a la madera hasta que hace hablar por sí misma

Luis Hernández le echa navaja a la madera hasta que hace hablar por sí misma

El Tigre.- Su humildad tiene la misma nobleza que se puede hallar  en el corazón de la madera. Su voz es sonido de madera seca que cuelga en el aire y la golpea el silencio.

 Su humildad es tan grande que toda palabra de evento importante que va pronunciar levanta su rostro, mira al cielo, abre los brazos y enfático parece conversar con las alturas. Así vive. Así se ha hecho arte. Arte-sano.  El hombre que a punta de navaja extrae la forma, como una erosión amorosa, para que desde su apacibilidad la madera se exprese. Viva bellamente. Como un nudo pulido.

Ese es Luis Hernández, artesano nacido en Cantaura, municipio Freites del estado Anzoátegui. Nació allí, en una calle que baja un poco más allá del santuario mariano de La Candelaria. Por ahí, por donde todavía vive con la dignidad del hombre de pueblo, que sueña en las calles de las que reconoce que en cada esquina ha dejado un hilo de existencia. Que descubre los refugios vitales en los espacios cotidianos donde antes una cerveza era dueña y señora del momento. Ahora un trago de caña, de vez en cuando, es el compañero para no irse solo al hogar.

En Luis Hernández habitan sueños y santificación de la esperanza. Las mil respuestas que pueden estar esperando las interrogantes del alfabeto creador. Alfabeto cuya última letra puede terminar en el homenaje a una “chichita” o bien, en la evocación que después el amor tallará en la memoria. 

La ternura de una madre, la paz espiritual de una familia y el encuentro maravilloso con las bondades espontáneas de la naturaleza que del mismo bosque le ofreció todos los tallos y trozos de árboles que requirió y requiere para abordar su artesanía, lo hizo trabajar para crear.

La morea, el cautaro, se hicieron cómplices inmediatos de ese descubrimiento de luz que más que una pasión es la ascensión a un alto nivel de disciplinada vocación, revestida desde lo profundo por una estética personal muy pura, muy cuidada, que es capaz de retornar inimaginables virtudes a la madera que yacía inerme. El filo de la navaja de este artesano, la hace que se levante y cobre la figura de un hombre, de un labriego, de un desnudo femenino -sensual y equilibradamente proporcionado-, la elegancia arrogante de un gallo de riñas, la contemplación vigilante de un puma, el sosiego de un congorocho explorador, o una fauna o un paisaje bucólico completos, causando admiración por la minucia con que cumple su oficio.

Es que de la nada partió esa necesidad de Luis Hernández, de hacer “figuritas”. De barro primero, casi en secreto, al amparo del río, a donde se iba solitario a llenar una necesidad que no sabía qué era hasta que supo que era la necesidad de crear una obra. Así fue. Del barro crudo pasó a la madera que con rigor de Maestro eleva a la condición de sagrada. De joya coleccionable.

Reconocido en los más serios eventos nacionales de artes, como la desaparecida bienal de arte popular Salvador Valero, del museo Salvador Valero, de Trujillo. Igual está representado en museos e instituciones de Venezuela, Sur América, Norteamérica y Europa. Ha participado en exposiciones realizadas en distintas ciudades del estado Anzoátegui y Venezuela.

Es uno de esos silenciosos patrimonios llenos de identidad y soberano esplendor interior con que cuenta la geografía de nuestra humanidad. Un creador del pueblo, casi inadvertido para todo aquello que no se reconoce en su propio entorno. Pero de innegable calidad.

No usa más que el filo y la punta de una navaja común y corriente para trabajar. Para perseguir las formas y darle categoría de vida a la obra en la que se reencuentra y calla, para dejar que hable el borde, la veta, el nudo, el corazón de la madera después que es domesticado por el frío de la delgada hoja afilada. Su lenguaje no puede ser otra cosa más hermosa que eso que es capaz de aparecer detrás de un milagro. No por lo imposible de ser realidad, sino por lo real de su estética. Sencillamente, la obra de Luis Hernández, es un lujo.

Fotos: Cortesía.

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández