Proyecto Salvados para Salvar dio a conocer agenda de trabajo para el año 2022
Cumbre decisiva en Ginebra: comenzó reunión entre EE.UU. y Rusia para evitar conflicto en Ucrania
Magallanes reacciona y se lleva la victoria ante Caribes en Valencia
Delcy Rodríguez reporta 2.086 contagios de covid-19 y pide a los venezolanos protegerse
Reforma a Ley de Impuesto a Grandes Transacciones Financieras fue aprobada en primera discusión
Gaceta Oficial | Decreto de exoneración de importaciones fue prorrogado hasta el 31Mar
Medicamentos vencidos
¡Pobre mundo!
Luis “Petaca” Martínez: entrenador de beisbol
Asamblea de exorcistas
Ricardo Montaner aplazó tres fechas de su gira en EE UU por causa del covid
Anuel AA y la dominicana Yailin avivan rumores de romance
Nominados iberoamericanos y europeos podrán asistir a la gala de los Goya
Peregrinación de la Virgen de La Candelaria dio inicio a la programación de las ferias de Cantaura
Gobierno de Simón Rodríguez retoma programa de derecho a la identidad de los menores en el municipio
Honrarán a personal de salud con Orden José Gregorio Hernández en Lechería
Comenzó la venta de entradas para el encuentro entre la Vinotinto y Bolivia
El venezolano Becerra gana en la Vuelta al Táchira y Espinel sigue líder
Comenzó la venta de entradas para el encuentro entre la Vinotinto y Bolivia
Garbiñe Muguruza sucumbe en dos sets en la segunda ronda del Open de Australia
Next
Prev
enero 21, 2022
Enero de 2022 | Valor Petro: Bs. 262,4800 para la compra / Bs. 262,4800 para la venta | | IDI: 0,0226| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,6359 / BDV: $ 0,00 / BCV: € 5,3199 / BDV: € 0,00 | | Menudeo: $ 4,4800 / € 5,3199 para la compra, $ 4,6822 / € 5,3731 para la venta. |

“Este aplauso es para ti”

“Este aplauso es para ti”

(Alfredo Guinand Baldó)

Con el título de este artículo, mi amigo Félix Guinand finalizó sus palabras en la misa de cuerpo presente de su papá, Alfredo Guinand Baldó, el pasado 15 de junio. Y es que la vida de Alfredo merece, no un aplauso, sino una ovación.

Todo lo mejor que hay en Venezuela ha sido construido por hombres como él, próceres civiles, hombres Decentes con “D” mayúscula, inteligentes, cultos, trabajadores incansables, con un alto sentido de familia y un largo etcétera de cosas buenas detrás.

Carlos, Alfredo, Alberto, Eduardo, Enrique y Leopoldo fueron los hijos que tuvieron el arquitecto Carlos Guinand Sandoz, de origen suizo, y su esposa Delfina Baldó Soulés. Todos profesionales, todos exitosos, todos hombres de una gran riqueza humana que han dejado un legado de buen hacer en cada camino que han recorrido. Una mezcla perfecta de la disciplina suiza con la laboriosidad andina.

“Nunca olviden que nuestros antepasados eran campesinos” les decía a sus nietos. En la misa, uno de ellos, Roberto Patiño Guinand, recordó sus enseñanzas, consejos y momentos de esos que quedan grabados para toda la vida por lo intensos, lo aleccionadores, lo entrañables y, sobre todo, por lo mágicos: noches en la finca viendo las estrellas durante horas, jugando dominó, bañándose en la laguna con las babas, comiendo galletas de soda con diablitos mientras escuchaban a Simón Díaz o bailaban al ritmo de Simón Piñero y su maraquero a quien llamaban “El Erótico”. También cazando y preparando los conejos que se iban a comer, para que aprendieran que nunca debían tomar más de lo que necesitaban de la naturaleza.

“No hay que tirarse del caballo”, fue una de las lecciones que le dio a Roberto cuando este tenía 11 años y se le desbocó el que iba montando. No era solo una lección de equitación: lo dijo para enseñarlo que –aún en los peores momentos– hay que resistir y valerse por uno mismo.

Luis Alberto Machado decía que había hombres que habían llegado “por” sus mujeres, otros “con” sus mujeres y otros “a pesar de” sus mujeres. Alfredo Guinand tuvo la fortuna de casarse con una mujer extraordinaria, Cheché Quintero, quien lo acompañó hasta su último día en todo lo que emprendió con entusiasmo, dedicación y una alegría de vivir inolvidable para todos quienes la conocimos. Hoy las cenizas de Alfredo reposan al lado de la tumba de su amada Cheché.

La trayectoria profesional de Alfredo Guinand es extensa y fructífera: su compañía de construcción Guinand y Brillembourg fue una de las empresas de ingeniería civil más exitosas que ha habido en Venezuela. Con sus socios Darío Brillembourg y Rufino González Miranda llevaron a cabo proyectos importantísimos que ayudaron a insertar a Venezuela dentro de la modernidad, muy por delante de los demás países latinoamericanos, como la represa de Guri.

Dentro de este rubro, Alfredo fue designado presidente de la Cámara de la Construcción en 1964. Tal fue su figuración que en los años setenta fue escogido para presidir la Federación Interamericana de la Industria de la Construcción, de la que ya formaba parte representando a nuestro país. Quedan como testimonio sus discursos e intervenciones, en los que se evidencia su dimensión ética y su recto proceder en el turbio escenario de las adjudicaciones de contratos.

Fue constructor de varias de las plantas de la Cervecería Polar, presidió la junta directiva de la Cervecería Modelo de Maracaibo y más tarde formó parte del comité ejecutivo y la junta directiva del conglomerado de Empresas Polar.

Cuando su hermano Carlos Augusto Guinand Baldó fue nombrado gobernador del Distrito Federal por el presidente Caldera en 1969, Alfredo se encargó de Saver Guinand, una empresa familiar que Carlos manejaba y sobre la que Alfredo no poseía muchos conocimientos, pero que manejó de manera exitosa como ejecutivo curtido en esas lides, su sentido común y su honestidad proverbial.

Hombre incansable, en 1987, cuando tenía 60 años, compró la finca Hato Nuevo con sus amigos Guillermo Bello y Alfredo Basalo y emprendió una nueva etapa de su vida: la de ganadero. De esa finca vienen muchos de los cálidos recuerdos expresados por Roberto Patiño durante la misa de despedida.

Su actividad de compromiso social fue igualmente extensa y comprometida: queda su impronta en el Hogar de la Virgen de los Dolores, que fundó con el padre Julián Barrena y su suegra, Mercedes de Quintero; su determinado apoyo en los inicios de Fundación La Salle y, por supuesto, su actividad con la Fundación Polar.

Alfredo Guinand nunca se retiró: cuando estaba por hacerlo, fue incorporado como Individuo de Número a la Academia de la Ingeniería y el Hábitat, donde compartió su intensa actividad en el campo de la ingeniería civil en Venezuela.

Una vida tan larga, productiva y repito, Decente con D mayúscula, hay que ensalzarla en este país del primer cuarto de milenio donde parecen haber desaparecido los valores que Alfredo Guinand Baldó encarnó. La antorcha que él encendió ahora está en manos de sus nietos, quienes estoy segura honrarán ese legado.

A sus hijos, mis amigos queridos María, Félix, Lupe, Marisa, Adriana y Julieta. A sus hermanos, Eduardo, Enrique y Leopoldo, y el resto de la bella familia Guinand, mis más sentidas palabras de pesar, pero a la vez, mi alegría por una vida tan bien vivida.

Esta ovación de pie es para ti, Alfredo.

Twitter: @cjaimesb

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández