Proyecto Salvados para Salvar se suma a la búsqueda de niños desaparecidos
Dólar paralelo bajó otro 0,20% y cerró la semana en 4,95 bolívares
Henkel García: En 2022 va a aumentar la cantidad de créditos en bolívares
Consecomercio afirma que el combustible sigue siendo el mayor problema en el sector
“Tonnoro” llega a la XXXVII de Teatro de Cantaura
Rubén Blades pide a María Lionza en pleno concierto: «Saca a Maduro»
Exfiscal federal defenderá a Alec Baldwin frente a demandas por tiroteo mortal
Aracely Arámbula aparece con tanque de oxígeno
Rauw Alejandro habló por primera vez sobre su relación con Rosalía
«Me voy a sentir mejor»: Arcángel quiere conocer a la mujer que provocó el accidente en el que murió su hermano
Este sábado cierra la primera Feria de los Libros Leídos en Cantaura
Por tercer día protestan en Pariaguán para exigir al CNE que proclame a Tomás Bello como alcalde
Confirman a Mauricio Pochettino como técnico del París Saint-Germain
Venezuela aplana a Panamá en eliminatorias para el Mundial
Djokovic lidera el triunfo de Serbia en la Copa Davis
La LVBP suspendió a siete jugadores reyerta entre Caribes y Cardenales
Centinelas de la GNB aplican el uso de drones en la búsqueda de niños desaparecidos en El Tigre
Abatido líder de grupo delictivo al enfrentar a funcionarios de Polianzoátegui en Guanipa 
Táchira: Fallece paciente crítico al volcarse la ambulancia que lo trasladaba a un hospital
España desestimó recurso de súplica de extesorera de Chávez para evitar extradición
Next
Prev
noviembre 27, 2021
Hoy jueves 25 de noviembre de 2021 | Valor Petro: Bs. 255,3100 para la compra / Bs. 255,3100 para la venta | | IDI: 0,0222| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,5433 / BDV: $ 0,00 / BCV: € 5,1102 / BDV: € 0,00 | | Menudeo: $ 4,5433 / € 5,1102 para la compra, $ 4,5887 / € 5,1613 para la venta. |

El mare mare: canto y baile de la espiritualidad kari’ña

El mare mare: canto y baile de la espiritualidad kari’ña

 El Tigre.- El mare mare kari’ña, que es la música, canto y baile fundamental de esta etnia que habita en los estados Anzoátegui, Sucre y Bolívar y en la Guayana Esequiba, albergando desde tiempos remotos, las sabanas de la mesa de Guanipa, en la zona centro- sur de Anzoátegui, una de sus más grandes poblaciones, agrupadas en unas 21 comunidades, que habitan tierras con data de adjudicación precolonial, pero que durante el bárbaro proceso colonizador se les despojó de inmensas extensiones territoriales, que habitaban sin conocer la codicia de la propiedad privada ni el usufructo de los recursos naturales.

 La pérdida de los instrumentos

El mare mare kari’ña, dice el antropólogo Gustavo Marten, en una tesis de grado Maremare cariña, elaborada sobre este ritmo musical aborigen, que es un baile  autóctono, que descienden lingüísticamente de los Caribe. Antiguamente el mare mare se ejecutaba con música de un instrumento construido de carrizo o juasjua, que recibe el nombre de bereekushi, acompañado con tambor pequeño fabricado con una tapara o borongo como caja resonante y la percusión era de cuero de araguato, de venado o piel de cual otro animal de pelambre, y las maracas de tapara perforada, encavada y llena de granos. También existía el pitchü o pito, fabricado de carrizo, de una extensión más larga que el bereekushi y de una sola caña, tipo flauta dulce, pero más largo. Pedro Mazara, sabio de la población de Santa Clara, municipio Monagas del estado Anzoátegui, fue su último ejecutante. Murió y con él desapareció el pitchü.

Con el tiempo, lamentablemente, se desvirtuó el uso de estos instrumentos musicales, perdiendo la cultura kari’ña parte de sus elementos de valor autóctono.

Del autóctono al tradicional

Se comenzó a ejecutar el mare mare, que no tiene que ver con el tradicional merengue oriental de Francisco Carreño, cuya la letra dice así: “mare mare se murió/ en el camino de Angostura/ yo no lo vide morir/ pero vi su sepultura”. El auténtico mare mare kari`ña es distinto, y cuando comienza a perder el bereekushi y el tamborcito como instrumentos acompañantes, son reemplazados por el cuatro criollo, la mandolina y la guitarra española, permaneciendo todavía junto a ellos, las maracas.

El mare mare kari’ña es original en cuanto a letra. Casi todas  son improvisadas por el vocalista y es frecuente que la persona que lo cante posee profunda convicción humanista y sentidos poéticos para poder darle gozo y plenitud a lo que expresa con el canto, que casi siempre se canta en idioma kari’ña, aunque también se puede interpretar en español, según nos comentó uno de sus cultores Ramón Celestino Martínez a quien se le conoce como “el Embajador del Mare Mare”.

Cantores espirituales

El mayor número de cantores de mare mare, son personas de cierta edad. Hombres y mujeres. A la hora de bailarlo, sí, lo bailan todos, niños y niñas, hombres y mujeres, ancianos y ancianas. Se baila entrelazando los brazos por la espalda a la altura de la cintura a la pareja, formando alas de tres o más personas. Es un baile de pareja o colectivo en el que los bailadores se desplazan hacia delante y hacia atrás, con pasos lentos y giran acompasadamente, el ritmo de la música. Ocasionalmente dan la vuelta y se balancean con fuerza inclinando y luego echando hacia atrás los cuerpos.

El canto de mare mare está presente en todas las celebraciones, conmoraciones y rituales del pueblo kari’ña.

Algunas variedades

Entre las variedades del mare mare que todavía están vigentes, nombramos: el guaireño, el cruzado, el mameño, el kashimpio, el marimmiari, el vadaamu, el bojkabori, el kadaakada, el americanito, el karaakara,  el meerishano y el akaatompo, que es un ritual fúnebre en el que se cantan para recordar a las personas fallecidas el día de los muertos, 2 de noviembre.

Cantos de luna y  jaguar

La mayoría de los mare mares, son cantados indistintamente, mujeres y hombres. Pero hay excepciones que por el tipo de voz deben cantarlo sólo mujeres como el bojkabori, el karaakara y el kadaakada, mientras que hombres y mujeres pueden cantar, por ejemplo el mameño, el cruzado, el kashimpio, el marimmiariel guaireño, y el vadaamu. Los más sencillos de interpretar son el mameño, el cruzado y el kashimpio; no poseen aparente significación mágico-religiosa. El de mayor sentido religioso es el akaatompo.

El vadaamu y el marimmiari, sirven para rendir culto a la luna y al jaguar. El bojkabori, para rendir culto a las aves. El akaatompo, que es un amplio ritual, rinde culto a los difuntos y el americanito, más que todo, se ejecuta instrumental.

Algunos nombres, por su nominación, se supone que fueron colocados para identificar al mare mare, después de la invasión colonizadora.

 Momento de reflexión

En las poblaciones kari´ña de la mesa de Guanipa, en la medida que transcurre el tiempo y fallecen, lo que en la interculturalidad se le llama bibliotecas vivientes, se va perdiendo a los cultores del canto de mare mare. Aunque se enseña mucho más que antes idioma y cultura kari´ña en la escuela, se ha demostrado que esa enseñanza no es suficiente para sostener los valores socio-culturales de ese pueblo aborigen, que cede ante las influencias externas. Las manifestaciones mágico-religiosas se relegan sólo a simples actos demostrativos.

Con la ida de los ancianos ha disminuido el sentido de pertenencia cultural. Es un asunto de riesgo que necesita reflexión y toma de conciencia.

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández