Tigrenses no pierden expectativas navideñas y apuestan por mantener las tradiciones
Gobernador de Anzátegui: “Tenemos que rescatar y dignificar nuestro hospital Luis Razetti y todo el Sistema Público de Salud
Siete divisas participan en el campeonato oficial de la liga Carlos J. Parra de Criollitos
Hermes Pérez: Con las nuevas medidas el BCV le está diciendo a la banca que vamos a una dolarización
Fiscalizarán cumplimiento de «precios justos» en venta de ingredientes y decoraciones navideñas
Zona comercial de El Tigre se observó concurrida este 1° de diciembre
“Érase una vez en Venezuela” gana el séptimo concurso Documenta 2021
Norkys Batista regresó a Venezuela con “Orgasmos”
Alec Baldwin: «Nunca apuntaría con un arma a nadie y apretaría el gatillo»
Precios de ingredientes para las hallacas varían de acuerdo al sitio en que se compren
Kim Kardashian y Kanye West juntos en el desfile de Louis Vuitton
Seis equipos animarán el torneo de softbol Copa Navidad 2021 en El Tigre
Continúan sin energía eléctrica parroquias del municipio José Gregorio Monagas
Vinotinto buscará cerrar cuadrangular femenino con un triunfo
El campeón Caribes se acerca a la clasificación en la LVBP
Mundial femenino de Australia y Nueva Zelanda 2023 ya tiene fecha
Pochettino deja en el banco del París Saint- Germain al “recuperado” Sergio Ramos
EEUU confirma el primer caso de ómicron en su territorio
Ecuador posterga reapertura de frontera con Colombia
Next
Prev
diciembre 2, 2021
Hoy martes 30 de noviembre de 2021 | Valor Petro: Bs. 257,9500 para la compra / Bs. 257,9500 para la venta | | IDI: 0,0224| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,6154 / BDV: $ 0,00 / BCV: € 5,2139 / BDV: € 0,00 | | Menudeo: $ 4,6154 / € 5,2139 para la compra, $ 4,6615 / € 5,2660 para la venta. |

Delincuencia desplaza a productores  agropecuarios del sur de Anzoátegui

Delincuencia desplaza a productores  agropecuarios del sur de Anzoátegui

El Tigre. En un 70 por ciento se puede cifrar disminución de la producción agropecuaria en la zona sur del estado Anzoátegui, aun cuando mucha gente ha vuelto al campo en medio de crisis económica y existencia, pero sólo se dedican al cultivo de pequeñas parcelas con el fin de cosechar para sobrevivir en el núcleo familiar cercano.

Los factores que inciden en la disminución de la producción agropecuaria son fáciles de enumerar, pero difíciles de resolver, si no se logra unir un conjunto de fuerzas que incluya al gobierno central, gremios de productores, comercializadores y distribuidores de productos, organismos de seguridad y comunidades organizadas.

La escasez de mano de obra dispuesta a trabajar en el campo es uno de estos factores. La mano de obra disponible, hace algún tiempo prefería trabajar o chancear un mes en la industria o empresas contratistas de la industria petrolera que operaban en la Faja Petrolífera del Orinoco, antes que meterle el pecho a la agricultura o cría de animales. Ahora, en los últimos años, gran parte de esa mano de obra ha emigrado del país, se ha ido a trabajar a las minas del estado Bolívar o se dedica a la recolección y venta de chatarra en donde se desarrollaban las operaciones petroleras.

Otro de los asuntos adversos es las dificultades para conseguir créditos e  insumos, maquinaria, fertilizantes, alimentos y transporte. Por una parte, falla el suministro a tiempo. Cuando llega este producto, según algunas denuncias de los mismos productores, se reparte dentro de un grupo “selecto”, y si se consigue es con un precio inaccesible para los productores. La maquinaria es inaccesible por su costo de mantenimiento y de servicios a los productores. Para conseguir créditos la tramitación es agotadora. Ya no existen entender que bajo este sistema apoyen la producción del campo.

Ahora se agrega el reciente problema de la escasez de combustible, lo que afecta el transporte y todo lo que comprende el parque automotor necesario para la agricultura.

Aquí también refleja el fantasma de las expropiaciones y amenazas del Ejecutivo nacional de ponerle la mano en su supuesto empeño de acabar con el latifundio, a tierras que con todas las limitaciones se encuentran produciendo.

Ya es probado, que al cabo de un tiempo corto, en manos de las llamadas “empresas socialistas” o comunales, las propiedades expropiada se paraliza, se despilfarra lo poco que había, y después de todo un aparataje mediático y de millonarias inversiones, viene el abandono, la desidia y las pérdidas inauditables.  Un ejemplo cercano a El Tigre, estado Anzoátegui, el famoso proyecto de siembra de soya José Inácio Abreu e Lima, convertido actualmente, lo que dejaron los saqueadores, en un cementerio de equipos inservibles.

Dentro de estos aspectos negativos, el más dramático es de la delincuencia que sin contemplación alguna desde hace varios años azota a productores y campesinos del sur del estado Anzoátegui, con pérdidas no sólo materiales, también de vidas humanas sin que gobierno u organismo alguno haya podido controlarlo.

“Con el dolor del alma”  

Jesús Alberto Marcano, en los años 80 llegó a ser un próspero productor agropecuario del sur de Anzoátegui, propiamente en el municipio Independencia, donde contribuyó a impulsar la siembra de maní; y una vez que este cultivo por razones aún no aclaradas, dejó de ser subsidiado por el gobierno, se dedicó a la cría de ganado vacuno y ovino. Fue entonces cuando sufrió una de estas indeseables experiencias.

“Tenía mi fundo en el sector de La Viuda. Todo marchaba muy bien hasta que comenzaron a meterse los delincuentes. La primera vez pensé que era una incursión más de la delincuencia. En esa oportunidad golpearon a los trabajadores y los maniataron, y preguntaban qué a qué hora llegaba, qué  tipo de carros tenía y si el propietario del fundo tenía mujer o hijas de buen aspecto físico. Embarcaron algunas reses que estaban en el corral en un camión y se las llevaron”, cuenta Marcano.

Relata que otras tres veces volvieron los hampones a su fundo, llevándose cuanto tenían a su alcance. “Por supuesto, cada vez que volvían, yo tenía que conseguir nuevos trabajadores, ninguno se quedaba para repetir la experiencia a expensas de sus vidas”.

“Pero en la última incursión, con todo el dolor del alma y quedando prácticamente en la calle y con todos mis recursos y casa perdidos por culpa de la delincuencia desbordada e incontrolable, decidí dejar todo atrás y venirme a vivir de lo que Dios provea en la ciudad de El Tigre. En esa ocasión los delincuentes llevaron al fundo dos camiones, uno 750 y un 350, hirieron de bala a uno de los dos trabajadores que tenía allá, y de todas maneras los encerraron en un cuarto, durante dos días, mientras que ellos se dieron a la tarea de salir a recoger el ganado en los potreros y dieron dos viajes en cada camión cargando libremente e incluso pasando por el puesto de peaje de la Guardia Nacional Bolivariana de La Viuda.

Así arrasaron hasta con los platos y demás utensilios de cocina. Cuando regresé el fin de semana, encontré la desolación y me preocupó muchísimo no ver a los dos trabajadores. Cuando abrí el cuarto los encontré moribundos. No me dio tiempo de más nada si no de prestarles la atención inmediata y trasladarlos a un centro hospitalario, sintiendo a un detrás la sombra del terror”.

Así como este caso, hay y se repiten decenas en esta zona anzoatiguense, azotada por la inseguridad. En algunas ocasiones, el drama es mayor por la pérdida de vidas humanas de manera violenta.

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández