Para Alexis sin muerte

106
Julia Díaz Romero

Amo ese pasado…

Comienzo con esta  línea pueril.

Y es que allí en ese andar agónico de bohemia y felicidad estática llegaste tú,

con esa mirada de canción de tasca nocturna.

Libreta, lápiz y sorbos de café guayoyo,

empezaban a ser un anhelo incomprendido,

como si algún hombre de mi pasado o paralelismo aguardaba por mí

 en algún recuerdo de tu cáscara antigua…

Y yo, sin explicar te conocí nuevamente cuando me dijiste que no estaba loca…

Testigo de mi declive y resurrección

te fuiste sin pedirme permiso…

 Dónde está el optimismo que echaba por tierra mi terror?

Dónde están los amores que me diste como amigos?

..No sé dónde has ido…

 Pero yo te espero esquizofrénicamente en la mansión del café y el pan…

De fondo,

una canción de Willie Colón apalanca este poema obsesivo,

que quizás te hubiera sonrojado y te hubiera hecho decirme:

 «Julita, ya estoy viejo para ese tipo de pasiones»…