Destellos de la memoria / Campaña Juvenil: Pueblo a Pueblo

98

(In memoriam de Henry Stephen)

José “Cheo” Salazar

“Conviene reír sin esperar a ser dichoso, no sea que nos sorprenda la muerte sin haber reído”

Jean de La Bruyere (1645 – 1696)

Filósofo, escritor y moralista francés.

En el año 1978, resultó electo candidato de AD, don Luis Piñerúa Ordaz. En el sector juvenil del partido del pueblo pujaban dos corrientes muy bien definidas. La liderada por el sector renovador y la ortodoxa. Esta última con el apoyo del comando de campaña, pretendió arrinconar a la primera. Empero, Héctor Alonso López, el líder joven más carismático, popular y reconocido por la juventud socialdemócrata en todos los rincones del país con su energía, férrea voluntad y coraje, no se amilanó y organizó, para contribuir a dar brillo a la cruzada electoral, un movimiento integrado por líderes jóvenes,  que se bautizó como “Operación Pueblo a Pueblo” la cual resultó todo un exitoso acontecimiento nacional, a pesar de los ajustados y adversos resultados finales para el candidato de la tolda blanca. Hizo la tarea y salvó su responsabilidad.

En mi condición de secretario uuvenil de AD, en aquel entonces, me correspondió con mi equipo distrital, organizar la llegada y las actividades que sugirió la dirección nacional en concordancia con la regional, que para ese momento lideraba mi compadre Jesús Rodríguez, de esa arrolladora Operación Pueblo a Pueblo en El Tigre, la cual resultó todo un acontecimiento político. Y vienen a mi memoria esos eventos, cuando me entero del lamentable fallecimiento, víctima del Covid-19, del cantautor y actor de telenovelas, Henry Stephen, pionero del rock and roll en el país, ya que fue precisamente, ese simpático negrito, autor del pegajoso disco “Limón, limonero” la estrella del acto central que celebramos a casa llena en la calle Falcón de Pueblo Ajuro, frente a la residencia de la familia Prado Golindano. A Stephen lo unió una gran amistad con Héctor Alonso López, razón por la cual, lo acompañó gratuitamente en esa cruzada por toda Venezuela. La generosidad era una de sus grandes virtudes. Imposible olvidar.

Luego del exitazo del acto y como era costumbre en nuestros tiempos de dirigentes juveniles, con el concurso, las manos y la sazón del equipo femenino del partido liderado por la desaparecida y siempre bien recordada Josefina Cortez de Rojas, “la Negra Josefina”, nos trasladamos a su residencia, en el incipiente sector El Chaparral”, exactamente en el sitio dónde estaba ubicada la antena de trasmisión de “La Voz de El Tigre”. Allí nos esperaban las mujeres del partido con una suculenta, apetitosa y exquisita comida popular: costilla guisada con pasta corta. Mi compadre, Héctor Alonso López, cuando lo recuerda me dice con nostalgia “la boca se me hace agua”. Era tiempos del verdadero y autentico partido del pueblo sembrado en el corazón popular. Con la verdad ni ofendo ni temo.

En la casa de la Negra Josefina se armó un parrandón. El cabimero, Henry Augustus Stephen Pierre (15/07/1941 – 05/04/2021) cantó, bailó y deleitó a los presentes con sus dotes artísticos innatos que poseía y los cuales, para ese entonces, lo mantenía en los primeros lugares del estrellato nacional. No hay un ápice de dudas “recordar es vivir” y recordamos con añoranza aquellos bellos momentos y, por supuesto, lamentamos profundamente la partida del plano terrenal del popular negrito Henry Stephen quien nos deja un gran legado musical y durante su fructífera trayectoria como cantautor, hizo vibrar al público nacional e internacional y nos premió con su presencia en El Tigre. Un alma humilde y generosa que se nos fue, pero que siempre estará en el sentir y alma del pueblo venezolano. Dios lo tenga en su santa gloria.

Lo importante no son las posiciones políticas que se asuman en determinado momento y circunstancias históricas, lo relevante y lo que en verdad vale la pena es la amistad, la cual, debe prevalecer por encima de todas las vicisitudes y como dice y repite con convicción mi compadre Héctor Alonso López, líder de juventudes: los amigos son para siempre y el popular “Negrito” Henry Stephen lo es, lo será en la eternidad y lo vamos a recordar con el cariño, alegría y la proverbial risa, la cual lo acompañó y nos obsequió en su vida terrenal ¡Vale la pena!

Twitter: @Cheotigre

 sjose307@gmail.com