Bicho pa malo ese Covid

87
FÁTIMA PIÑERO

El covid es un azote de solo 19 no respeta a los abuelitos ni a los pequeños a cualquier le roba la salud y hasta la vida, es preferible no salir porque está rondando, no se ve, se esconde entre grupos de gente, tu protección: la máscara bien puesta y tu pistola de gel antibacterial. Actualmente fuerzas especiales rusas, chinas y estadounidenses están puyando para darle un parao y  eliminarlo, pero esto no lo detiene del todo, él sigue haciendo de las suyas cada vez peor y por todo el mundo causa dolor y pelazón, dígame aquí en Venezuela, ¡ay Dios!

El delincuente y sus fechorías no importa llevarse por los cachos a artistas, doctores, niños, familias,  con resumirles que el mes pasado en plena celebración de su 1er año de pandemia el  antisocial sin conmoverse le arrebató la vida al que le presentó una  bella y conocida melodía, un señor muy amable de 85 años, Emilio Arvelo que le cantó:  “Hay que noche tan preciosa es la noche de tu día, todos llenos de alegría”. 

La gente con conciencia le teme y se resguarda, lo más tranquilos andan sin protección, calle arriba, calle abajo, les cuesta cuidarse y en su flojera creen que el covid por ser de baja calaña como ellos, no los va tocar, pero ese no tiene amigos.  

Que yo sepa no es la cepa.

            El malandrín se ha reforzado en Brasil y viene con todo acelerando, tiene a todos en pánico,  los más avispados le han dicho: mira, chico has hecho tanto daño matando un montón de gente y ahora por tu culpa los niños no regresan a las escuelas. Y este dice: “las escuelas están peladas, sin agua, sin comida, sin condiciones de infraestructura y sin dinero para pagarle bien a los maestros pero  ese atraco  no me  lo achaquen a mí, eso fue antes de que yo apareciera. Claro, no descarto que también he querido pescar en río revuelto y aprovechar el bululú de gente e imprudencia pa anotarme en alguna jugada”. Pero esa culebra no es solo mía”.

Vencerlo

Estamos vivos y debemos resucitar en nuestra fe y acción, si Dios resucitó es para que tengamos vida.

La cantaleta hay que volverla a dar:

*Usar correctamente el tapaboca.

*Lavarse frecuentemente las manos y usar gel antibacterial.

*Distanciamiento social con conciencia, dejen de estar frecuentando gente con la excusa que se aburren y debemos socializar, para eso están las redes sociales, más vale vivos que bobos,  los más jóvenes que dejen la manía de que para tomarse foto se quitan el tapabocas a cada rato. 

*Evitar meterse dedos en ojos y boca, pobre de nosotros que nos comemos las uñas por los nervios.

*En recintos hospitalarios usar doble tapabocas, gorro, máscara facial, guantes de forma adecuada ya que se retiran tocándolos desde el interior.

*En sitios cerrados como oficinas: tapabocas y máscara facial (face shield).

*Rezar al arcángel de la salud: San Rafael, a José Gregorio Hernández nuestro beato y  médico de lo que abunda bastante “pobres”.

*Siéntese a esperar la vacuna aunque no lo dejara inmune del todo y acá en Venezuela el proceso es algo incierto ni se  sabe a quién y cuándo vacunan.

asdrudypi@gmail.com