Crónicas de mi ciudad / Apuntes para la historia

84
Gladys González

El tiempo corre inexorable y casi sin sentir llegamos a un aniversario más de nuestra  ciudad, es poco y al mismo tiempo los sucesos acaecidos en estos  88 años algunos  les parece muy lejos a otros (los mayores) que todo fue “ayer”.

Atrás va quedando la historia, inmortalizada en libros, registros y fotografías, donde Don Ruperto Marcano  capataz de Gulf Oil Company, limpió el terreno donde es hoy Campo Oficina, allí se levantó el taladro OG-1, que dio inicio a Él Tigre actualmente el tercer municipio más poblado del estado Anzoátegui solo queda de él un momento conmemorativo bien maltratado por  el tiempo.

 Mr. Jully  Mc. Spadden fue el primer perforador de ese taladro histórico un tejano que vino para quedarse, que se casó aquí con una Criolla y pasó su luna de miel  en “Campo Lona” (Pueblo Nuevo Norte), ahora en este sitio están las instalaciones del Club de Leones bien descuidado tanto que dio.  Mr. Mc. Spadden a esta ciudad y no hay un solo lugar que lo recuerde, que guarde su memoria.

El antiguo cementerio viejo, colindando con la carretera de la Flint, donde estaban enterrados nuestros fundadores, contaba con monumento conmemorativo, algunos de mármol y otros materiales valiosos, se abandonó a su suerte, convertido en sitio peligroso  de vagos y delincuentes, fue totalmente arrancado ni el hermoso arco de mármol de Carrara que estaba en la entrada, traído de Italia por la colonia italiana y donado por el municipio lo pudieron conservar.

Hoy se levanta allí  una urbanización,  el famoso “carrito de Vea” donde se mataron cuatro jóvenes (entre otros accidentes), el cual inmortalizó el primer fotógrafo oficial don Higinio Meléndez  (el chino) en  una historia fotográfica (blanco y negro) con la cuatro cruces y los nombres de los fallecidos al pie, fue arrancado de su sitio a pesar de las innumerables protestas de la comunidad, con varias versiones, robos, armas, droga, brujería,  fealdad! hoy el espacio vacío.

En Casco Viejo (callejón Cruz Verde) donde se celebra la hermosa tradición de la cruz de mayo, le fueron quitando espacios, hoy se encuentra muy deteriorado casi en ruinas, ante la indolencia de autoridades y comunidad, otras tradiciones pérdidas y sitios emblemáticos e históricos que pasan al olvido.

Estás y otros hechos más, traen a la memoria las palabras de Efraín Subero:

“El Tigre, viene, a ser la  cuenta  de un rosario, que alguien, alguna vez repasara llorando”.

*Cronista Municipal

Transcriptora: Leidy Flores