Aldabonazos / ¿Nueva normalidad política?

98
José «Cheo» Salazar

«A veces, olvidar es la única forma de volver a la normalidad»
«Frases de La luz entre los océanos» (2012

Luego del 6D, pareciera que la clase política olvidó lo ocurrido y, como por arte de magia, volvió a la normalidad democrática. Una nueva normalidad para participar en los procesos electorales que se avecinan. Es tanta la premura y las lagunas mentales, que todavía el régimen usurpador, no ha convocado la nueva farsa electoral y, ya hay candidatos por todas partes y en lo interno de los partidos políticos, las luchas son tan feroces, que amenazan con dividir más lo ya dividido. Es una locura total.

En mi opinión creo que la oposición, con esas acciones irracionales, incoherentes y torpes avanza, indefectiblemente, hacía un suicidio colectivo. En el pueblo todavía están frescas las razones por las cuales muchos líderes, dirigentes y autoridades de oposición, llamaron a la abstención el 6D. Esas razones no han cambiado, muy por el contrario se han profundizado y continuarán agravándose con la instalación de la AN en manos del régimen usurpador. El control será total.

En la oposición se dijo y mantuvo la tesis de no asistir a la farsa electoral del 6D, entre otras razones por: no cesó la usurpación, no se permitió que la legítima AN, electa con más de 14 millones de votos en el 2015, nombrara las instituciones públicas de acuerdo a lo establecido en la CNB. El régimen usurpador, apeló a la figura de la omisión legislativa y nombró un CNE transitorio totalmente parcializado y controlado para montar una trampa cazabobos y el 6D lograron su objetivo. El resultado es ilustrativo y demostrativo.

Las dictaduras y todos dicen, repiten y aseguran que estamos ante una dictadura, no organizan eventos electorales para perderlos. Todo lo cuadran a su leal saber y entender. El 2015 tuvieron un descuido y el pueblo les propinó una gran derrota, pero inmediatamente, entre gallos y medianoche, irrespetando la voluntad popular, nombraron un TSJ ilegítimo para blindarse y no correr más riesgos de perder una elección más. Memoria contra el olvido.

No olvidemos, tampoco, que con ese TSJ ilegítimo anularon la AN con el invento del desacato, convocaron una ANC que resultó un fraude y cuya única finalidad fue sustituir el legítimo parlamento nacional y, ahora, con su ilegítima mayoría ¿O es legítima? nombrarán o ratificarán sus instituciones, entre ellas, al CNE y las condiciones para participar serán peores. Lo que está a la vista no necesita anteojos. Olvidar no crea normalidad.

No soy abstencionista. Creo en el voto. En un voto útil que refleje la voluntad del elector. Es mas, creo en la participación y en las legítimas aspiraciones de cualquier venezolano a ocupar cargos de elección popular. Eso no está en discusión. Lo que debemos es tener cuidado, actuar con responsabilidad y coherencia ante el electorado. Vamos, primero a luchar y lograr condiciones objetivas, para asistir a un verdadero y transparente proceso electoral y, luego tener autoridad moral ante el pueblo para invitarlo a participar y votar. Lo otro es irresponsabilidad.

Por los momentos, las situaciones que se presentaron antes del 6D, están vigentes y con tendencia irreversible a empeorar ¿Cuáles condiciones han cambiado o qué hecho ha sucedido para cambiar de opinión tan olímpicamente? Creo que ninguna. La nueva normalidad hay que lucharla, lograrla e imponerla por la fuerza de la razón. Es la normalidad democrática la que tenemos que rescatar, para luego participar ¿O no?

sjose307@gmail.com
Twitter @cheotigre