Aldabonazos La construcción de consensos

83
José «Cheo» Salazar

Pero Jesús le dijo: No se lo impidáis; porque el que no está contra vosotros, está con vosotros.
Lucas 9:50

Lo más difícil en la diversidad política de la oposición venezolana, es contruir consensos para lograr la anhelada, ansiada e indispensable unidad para enfrentar y derrotar al régimen usurpador. Un liderazgo colectivo, la unidad en la diversidad y, un proyecto de país creíble, práctico y ejecutable para detener la hecatombe humanitaria e iniciar la reconstrucción del país, tiene que ser el objetivo superior por Venezuela. Es la aspiración colectiva.

Es un tema que al abordarlo en medio de una campaña electoral, en dónde se visualizan 3 estrategias antagónicas, no pareciera conveniente, sobre todo cuando hay líderes, dirigentes y militantes de la oposición cuyas acciones, no están orientadas por la mesura, el cerebro y el buen juicio. Impera en este momento la emoción, para obligar a seguir senderos y, no un único camino para marchar juntos a lograr el objetivo que nos une en el pensamiento, pero que nos separa en la acción. No hay coherencia. Es un gran obstáculo.

En este momento la oposición está atomizada y, sus líderes tienen y ofrecen 3 estrategias para enfrentar el régimen usurpador. Unos creen en las elecciones del 6D, otros creen en una consulta popular vinculante y tenemos un sector que no creemos en las elecciones del 6D, ni en la consulta popular vinculante y continuamos aferrados en la estrategia original, que unificó y unifica al pueblo como es: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. Tres posiciones respetables. Eso obliga a construir consensos y lograr la unidad. No hay nada imposible.

Indistintamente de esas 3 posiciones antagónicas, que hay que reconocer sin ambages en el liderazgo político nacional, hay un pueblo que viviente, sufriente que no abandona la esperanza de que los políticos, construyan consensos, se pongan de acuerdo en una sola estrategia, tenga una sola conducción y, sobre todas las cosas, se estudie y concrete un proyecto de país, para arrancar el día después del cese de la usurpación, con el gobierno de transición, mientras se consolidan y legitiman las instituciones y se convoquen elecciones libres. Nadie dice que es fácil, pero no imposible. Es el interés supremo de la patria.

En mi caso particular he trabajado, trabajo y en la medida de las posibilidades, continuaré trabajando por y para la unidad. La vida me doto de una buena dosis de tolerancia y comprensión. Eso me permite decir con la prudencia que aconseja el escenario político, que no me verán, despotricando de mis compañeros de lucha, mis accionar está dirigido a construir consensos que permitan alcanzar la anhelada unidad, sin dejar de defender mis convicciones. Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. El mantra original.

Los que en este escenario político escogieron una estrategia diferente para enfrentar al régimen usurpador, aún cuando no comparta su visión y acción, no se les puede impedir. Los respeto y reconozco que continúan en el campo opositor. «El respeto al derecho ajeno es la paz» y, como los que no están contra vosotros, luego que pase el 6D, estarán con vosotros y, estoy seguro, volveremos a decir con orgullo: somos nosotros, vamos a construir consensos y seguiremos unidos en el objetivo de lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición y elecciones libres. La lucha política no termina el 6D.

Vienen nuevos escenarios políticos y la unidad será indispensable. Vamos a tener calma y cordura. El mejor aliado de la verdad es el tiempo. Nadie es dueño absoluto de la razón. Hay que dar tiempo al tiempo.

sjose307@gmail.com