Franklin Pinto anda por ahí “Atado a los recuerdos” de una morena

130

Carlos San Diego

Hace algún tiempo atrás escribimos que Franklin Pinto aprendió a cantar en las patas de un arpa que con láminas de zinc fabricó su papá, y la cargaba sobre una mula de parranda en parranda por los caminos aledaños a los chiribiritales y montes densos del caserío El Toco, entre los municipios Santa Ana y Mc Gregor, del estado Anzoátegui.

En ese caserío nació Franklin Pinto el 23 de julio de 1979. Ahí, desde niño, no sólo cantaba. También aprendió a ejecutar el cuatro. Así acompañaba a su papá en las fiestas de campo que el viejo animaba. En la música eso fue su escuela inicial.  

Actualmente Pinto reside en San José de Guanipa, en el sur del estado Anzoátegui. Su primera producción discográfica lleva el nombre de “Arpa, joropo y pasajes”. Está compuesto por canciones de distintos compositores y suyas propias. Entre esas canciones que lo dieron a conocer se encuentran: “Charichareando el momento” de Alexander Ruiz; “Sufriendo por una ingrata” de Henry Guerra, “Guayabo cruel”, de Franklin Pinto y “Uno más para el montón” con letra de Franklin Pinto y música del folklore.

En el 2017, grabó un contrapunteo con Teo Galíndez. Esta pieza se titula “El llano y sus maravillas” con letra de Víctor Pineda y música del folklore. En el 2018 lanzó cinco canciones nuevas promocionales “Adáptate a mí”, “Atado a los recuerdos” de Franklin Pinto, “Despechao y de malas” de Rafael Farrán, “Tentación” de Euro Oliveros y “Trigueña, llano y romance”. La grabación la hizo en los estudios Laurel Studios en la ciudad de El Tigre, acompañado de los músicos Héctor Piña en el arpa, Elías Ochoa en el cuatro, Willie Colón en las maracas y José Ángel Zamora en el bajo,