El Silbatazo/ El galán de otoño y La Chilindrina

65
EDUARDO SILVA CASTILLO

He sido siempre un fiel defensor de la unidad y por ello he sostenido que cualquier integrante de la oposición democrática, es mejor que alguien que se haya vendido al régimen usurpador de Nicolás Maduro, porque aprendí desde temprana edad que los trapos sucios de la familia se lavan en casa.  Todo lo anterior lo traigo a colación porque todos los días (lunes a domingo) veo como «líderes» sin liderazgos en las redes sociales se rasgan las vestiduras hablando de la unidad, y de verdad siento pena ajena por las posiciones que asumen y por el tipo de debate que dan sin percatarse que están siendo observados por un pueblo que angustiado por las penurias, la miseria y el hambre, y por las diferentes circunstancias del día a día, cada vez se siente más decepcionado de aquellos que no asumen sus responsabilidades y sólo están pendientes de sus intereses personales y no del interés colectivo.

Es lamentable ver en las diferentes redes sociales toda una campaña irracional, llena de un odio visceral en contra del alcalde Ernesto Raydán que sólo permite pensar que la misma es producto de mentes llenas de frustraciones, envidias, egoísmos, y maldad, que tan sólo persiguen hacer daño para así regocijarse en las bajezas de sus almas y lo cochambroso de sus pensamientos.

La campaña de la cual hablo no es producto de mi imaginación, sino que la misma se encuentra plasmada en las redes sociales por los «líderes de bohíos con piscina y parrilleras», que pretenden liderar la unidad, aunque no los quieren ni en sus casas.

Todas las semanas y desde hace un tiempo y para ser más precisos, desde el mes de diciembre, tienen un tema distinto que debatir internamente y luego ventilar en las redes: Que si cortaron los árboles de las avenidas, que si íbamos a vivir en una selva de concreto, que si el sobreprecio de la construcción de pozos de agua, y una vez que empezó la pandemia, empezaron con el tema que si regalando tapabocas y regalando desinfectantes, que esa no era la solución al problema, que si una bolsa de comida a beneficiarios selectivos, que por qué la alcaldía no levantaba el cadáver de un ciudadano en Casco Viejo (asunto sólo reservado legalmente al Cicpc), que si el caso de Ovidio Martínez, que el alcalde no sabía porque no era un beneficiario selectivo, que si la funcionaria del cementerio cobró o no en dólares, que si el alcalde es oftalmólogo y pare de contar.

Todo lo anterior es una pequeña muestra  de las campañas emprendidas por los perros con mal de rabia del teclado, encabezados por el galán de otoño que no esconde su egoísmo, y sí, su disfunción eréctil y su maldad, ahora acompañado de una señora a la que según mientan La Chilindrina. Las almas gemelas brillan, incluso en el estercolero. ¡Fos!

TIPS TIPS TIPS

-Cómo se habrán dado cuenta le cambié el nombre a mi columna y ahora pasa a llamarse El Silbatazo, sencillamente porque está más en sintonía con el propósito de defender el esfuerzo que se hace desde la sociedad civil para desenmascarar a quienes se venden como adalides de la democracia y han devenido en serviles de los delincuentes que alquilan hasta su dignidad a la tiranía para que sigan poniendo en riesgo el bienestar de los habitantes del municipio.

***

Diario de una extorsión. Se comenta que la fijación de la Chilindrina solterona del diario El Ascazo con el alcalde es porque este se ha negado en reiteradas ocasiones a pagar para salir en ese pasquín digital. El que no paga no sale, es una de las frases preferida de la Chilindrina.

***

La Chilindrina y sus amigos. Desde El Ascazo sale esa nueva sección en donde la Chilindrina invita a sus amigos a compartir la tribuna, claro los amigos son solo los del comando frustrado. Allí no hay más temas de conversación, hay que caerle a coñazos al tipo para que pague.

***

Se le notan las costuras. Desde El Ascazo se coordina para que la Chilindrina saque cualquier nota disfrazada de periodismo para tratar de generar opinión negativa al gobierno municipal, ese es el tema único de ellos, y ¡oohhh sorpresa! La primera en comentar las «notas periodísticas» es la mamá de la Chilindrina. Busque oficio, doñita.

***

Los que se la pasan hablando gamelote en grupos de opinión no pretendan que van a salir lisos. Vociferan cualquier cantidad de sandeces y en privado dicen de todo. Bueno, es momento de llamar las cosas por su nombre. Al pan, pan y al vino, vino, oíste, galán a juro.

***

Da grima leer un pasquín digital como El Ascazo, porque sencillamente tiene la canallezca misión de vilipendiar y peor aún, chantajear con fines perversos y económicos. La idea de un periodismo palangrista y delincuencial sólo se le puede ocurrir a una mujer llena  de prejuicios.

***

Uno no entiende porqué el galán de otoño habla tanta paja porque la Dirección de RRPP de la alcaldía del municipio Simón Rodríguez, publica las actividades que benefician al pueblo, impulsadas por el alcalde Ernesto Raydán. El tipo es un caretabla y una sanguijuela. Ayer le succionaba savia a Chacho y hoy se guinda como una garrapata de Pichincho.

***

Por qué será que el galán de otoño cada día que pasa se hunde más en el lodazal. Trata de venderse como líder continental de los pobres y descamisados y no llega ni siquiera a mata piojo de la comarca.  A su liderazgo de oropel se le ven las costuras. Meses atrás era un perseguido del Sebin. Víctima del acoso de la policía política de la usurpación que se apostaba diariamente frente a su casa a tomarle fotografías y a grabar vídeos y de golpe y porrazo desaparece de su incursión intimidatoria. No será que el galán de otoño es protegido por su carnal José Frito.

Es todo por hoy. Nos leemos la próxima semana.

edusil2112@hotmail.com