Los frutos secos se han convertido en un lujo alimentario

100

Para comprar un kilo de almendras se requieren 900 mil bolívares, suma que equivale a tres salarios integrales.

Estos y otros frutos secos como las avellanas, comercializadas en Bs 1 millón; y el merey, en Bs 700 mil, también han ingresado en la lista de los alimentos convertidos en un lujo, dado el escaso poder adquisitivo que posee el venezolano de hoy en día.

Los surtidos, compuestos por maní, avellanas, pasas, almendras y otros, se consiguen entre 700 y 800 mil bolívares, aproximadamente.

Mirta Molinares, un ama de casa que se dedica a la repostería, señaló que acostumbraba a comprar grandes cantidades de este tipo de productos para elaborar galletas y dulces. Sin embargo, su incremento en el valor monetario la llevó a reducir medidas.

“Cada vez que iba a preparar dulces para vender compraba dos kilos y hasta un poquito más, pero ahorita compro medio kilo o lo que esté a mi alcance porque se han vuelto más caros”, indicó.

La vendedora de una manicería señaló que aunque han disminuido las ventas de las semillas, las personas no han dejado de comprarlas. Señaló que los que acuden a la tienda solicitan lo mínimo que pueden comprar que son 100 gramos.

Las frutas deshidratas, como las pasas, higos y ciruelas pasas, no sobrepasan los 200 mil bolívares.

Milena Pérez / Puerto La Cruz

Fuente: ElTiempo.com.ve