Añez: ¿la Carmona de Bolivia?

125
CAROLINA JAIMES BRANGER

Si la señora no entiende en qué país nació, puede ser peor que Evo, o algo peor que es traer a Evo de regreso… ¿o es que los militares bolivianos no son indígenas o mestizos?

Jeanine Añez se convirtió en la presidente provisional de Bolivia por cuatro renuncias en serie: la de Evo Morales, la del vicepresidente Álvaro García Linera, la de la presidente del Senado Adriana Salvatierra (sobre la cual hay dudas e irregularidades) y la del presidente de la Cámara de Diputados Víctor Borda. Me imagino que ante tanta casualidad (y quizás pensó que ante tanta “suerte”) estaba “predestinada” a serlo. Además, la sesión en la que asumió el cargo no tuvo quorum. Podrán alegar la “inmediatez” pero… ¡ayayay!

Hay un refrán que dice “el niño que llora y la mamá que lo pellizca”. No hay mayor verdad en la Bolivia de hoy. Temo que después de haber salido de Evo, los bolivianos vuelvan a sufrirlo, como los venezolanos sufrimos a Chávez gracias a las metidas de pata de otro “predestinado” que tuvo “suerte”, Pedro Carmona Estanga. La señora Añez entró al Palacio de Gobierno con una Biblia en la mano, diciendo que “la Biblia ha vuelto al Palacio”. Eso en abierta contraposición a Evo Morales, quien entró a Palacio enarbolando la Wiphala, la bandera que es el símbolo de la etnia aimará. En un país donde la inmensa mayoría de los habitantes son indígenas o mestizos, una mujer rubia con una Biblia en la mano dice poco, o nada. Pero sí causa una enorme antipatía. Los gobiernos deberían ser seculares. Mezclar política con religión es una bomba de tiempo. Ahí están las repúblicas islámicas como ejemplo.

Pero no contenta con ello, la señora Añez designó once nuevos ministros, entre los cuales no hay ningún indígena. ¿Tentando la suerte? El blog www.nuevavidadigital.com refiere que “su fuerte carácter lo ha mostrado muchas veces en las redes sociales, cargando especialmente contra los pueblos originarios indígenas. Así, está difundiéndose mucho un tuit que publicó el 20 de junio de 2013: “¡Qué año nuevo aymara ni lucero del alba! ¡Satánicos, a Dios nadie lo reemplaza!”. Ese mismo año, el 14 de abril, también publicó: “Sueño con una Bolivia libre de ritos satánicos indígenas. La ciudad no es para los indios. Que se vayan al Altiplano o al Chaco”. Si la señora no entiende en qué país nació, puede ser peor que Evo, o algo peor que es traer a Evo de regreso… ¿o es que los militares bolivianos no son indígenas o mestizos? ¿Se calarán sus insultos?

@cjaimesb