Poeta Canache La Rosa vive tiempos huracanados y de amor en “El libro de los sueños”

39

La obra será presentada el próximo mes en la Feria Internacional del Libro capítulo Anzoátegui

El Tigre.-  “Reencarnaremos en todos los cuerpos que sean necesarios / Vestidos de rojo onoto / Llevaremos el arco y la macana / Hasta triunfar ante el mal / y exilar al confín del universo / Tanta Mierda/. Estos versos los incluye el poeta José Canache La Rosa en la página 32 de su más reciente título “El libro de los sueños”, con el que ganó el premio de la II Bienal Abraham Salloum Bitar, en Ciudad Bolívar en 2016.

El libro que fue publicado en el año 2018,  por la Fundación Abraham Salloum Bitar, a través de la empresa Bid & Co, bajo la coordinación de Bernardo Infante Daboín.

Con este libro, Canache La Rosa (El Tigre, estado Anzoátegui, 1956), vuelve a la senda lírica, después de varios años dedicados al periodismo y al ensayo. Antes publicó en poesía los títulos “Piel de maraaka” (Centro de Actividades Literarias –CAL- El Tigre, 1992) y “La casa en el aire” (Fondo Editorial del Caribe –FEC- Barcelona, 1995), obra que fue publicada, más no fue distribuida a petición del autor.

La letra despellejada

“En libro de los sueños” tiene varias secuencias. Comienza con una fuerza de tormenta. Afronta retos del hombre contemporáneo en los espacios urbanos, con crueldad, con tormentas, huracanes, despellejamiento y desesperanza: “Ya el fin está y nos espía” (pág. 13).  Y más adelante dice: “En el ojo torvo del que mira complacido / La soledad es lo único que nos habita” (pág 17).

Canache La Rosa quien profesa la religión  indígena kari`ña, mantuvo en sus libros anteriores una poética reflexiva sobre contemplación, espiritualidad, y geografía de esa nación ancestral, sin embargo, en “El libro de los sueños” se muestra más abierto, sin dejar de adentrarse en la cosmovisión kari`ña.  Pero también tiene de amor, de la escritura entendida como un deseo y del polvo y la sangre revueltos en caravanas de algún pueblo árabe.

A pesar que el libro se inicia con tormentos, soledad y despojo, en la medida que la lectura fluye, avanza hacia escenarios amorosos, atraviesa cuerpos en los que la escritura tantea el deseo e invoca el espíritu de algún pueblo árabe dispuesto a la guerra.