Monumento del pozo de petróleo que dio origen a El Tigre se lo traga el monte

1.223

El OG – 1 ubicado en Campo Oficina está arropado por la maleza tal como ocurre con casi todos los espacios del estratégico campo residencial

El Tigre.- La maleza  combinada con el abandono, ha invadido el monumento que fue levantado como símbolo de la fundación de El Tigre, en el lugar donde se perforó el pozo de petróleo OG-1, en las inmediaciones de Campo Oficina.

Una simple inspección  ocular permite comprobar lo que ya algunos vecinos del campo residencial que siempre exigen que se les mantenga en anonimato por temor a represalias, debido a que Campo Oficina es considerado por el gobierno nacional, un espacio estratégico de la ciudad de El Tigre; sin embargo, sus condiciones a las que lo ha llevado la falta de mantenimiento, hace que  luzca rostro de abandono, desidia y desinterés.

Monte y culebras

“No es necesario ir muy lejos. Ahí está el monumento que forman el `arbolito` de lo que fueron  válvulas del pozo OG-1, cuya perforación se inició el 23 de febrero de 1933 y se completó el 16 de julio de 1937; tomándose así como fecha y punto geográfico referencial de la fundación de El Tigre”, argumentó uno de los vecinos.

Añadió que  allí después fue colocada una pequeña torre con forma de cabria en la que fue puesta una placa conmemorativa. Pero todo eso lo ha arropado el monte. “Prácticamente han desaparecido bajo la alta maleza y algunos arbusto que allí han crecido”, afirmó.

“No creo que sea justo que los símbolo que identifican a nuestra ciudad y que de alguna manera ayudan a arraigar el gentilicio, los echen al olvido; eso demuestra que a las actuales autoridades poco les importa lo que vale la identidad del tigrense”, dijo una vecina que a su vez añadió que es educadora jubilada.

Refirió que en la enseñanza educativa es necesario que los estudiantes visiten y conozcan los sitios representativos de la historia local, pero que en este caso no es posible, porque quien visita el OG-1, se expone a que lo muerda una serpiente o lo ataque un enjambre de abejas africanizadas”, ya que según la educadora jubilada, “eso está igual a una selva”.

“Lo cierto es que como ahora, por todas ha sido rota la cerca de alfajol que resguardaba al histórico campo fundacional de El Tigre, la gente transita libremente por donde le da la gana; lo que debería ser una motivación de parte de las autoridades o la empresa Pdvsa para mantener, al menos limpio este monumento de hierro”, dijo otra de las mujeres que solicitó no revelar su nombre.

Foco de inseguridad

Por su parte, Auri Velásquez, representante de uno de los niños que todas las tardes acuden a prácticas en las escuelas de beisbol que funcionan en los estadios de Campo Oficina, se quejó que ese “montarazcal que cubre el monumento en honor al pozo petrolero colinda con el del estadio y les preocupa porque representa un foco de inseguridad, ya que allí se puede ocultar cualquier antisocial”.

“Yo he oído comentarios que los delincuentes que han desmantelado el Club Oficina, ubicado al lado del monumento al pozo petrolero, utilizan la abundante maleza para esconder los objetos que hurtan del club, como ventanas, pocetas, lavamanos y vidrios. Así que ese monte se ha convertido en una guarida. Incluso, he oído que en horas de la noche hasta lo utilizan de `hotel´ parejitas de enamorados”, puntualizó la mujer. (CSD).