Nuevo año escolar y nada del liceo para nuestros niños de San Diego de Cabrutica

155

Javier Osto

Por allá, en el año 2000, inició de un nuevo siglo, el Siglo XXI, se inicia también  con toda su  aureola, el Gobierno Bolivariano, con nueva constitución,  relegitimación del comandante Hugo Chávez (sin el remoquete de socialista, antiimperialista), y también se encuentra en pleno apogeo el desarrollo de la exploración y operatividad de explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco, en medio de una gran expectativa en los pequeños pueblos que se encuentran inmersos en el corazón de ese gran lago petrolero que hay debajo  del suelo de sus casas, de sus conucos y potreros, muchos de los cuales ya habían sido comprados por la industria para llevar a cabo el plan expansivo de extracción de crudo pesado.  

I

Alrededor de  San Diego de Cabrutica, en el municipio José Gregorio Monagas, en la zona sur del estado Anzoátegui, se instalaron dos de las principales empresas para la explotación de la Faja: Petrolera Zuata, (Petrozuata) en  1996, y Sin Crudos de Oriente (Sincor) en 1997-98. Indudablemente cada una después de haber adquirido grandes lotes de terreno y comprado fincas productivas y desparpajar a muchos trabajadores del campo, inician sus operatividad generando igualmente una efervescencia expectante en la opinión del colectivo.

II

Una de las cosas que más se inculcaba en la conciencia de los pobladores era que estos pueblos iban a crecer de manera vertiginosa,  que se visualizaba un desarrollo armónico entre el avance de la industria petrolera y el desarrollo social de las comunidades. Sobre todo San Diego de Cabrutica, sin excluir  Santa Clara, Zuata y Pariaguán y que para los que estaban más hacia las costas del Orinoco como Uverito, Santa Cruz y Mapire, habían planes muy avanzados para su desarrollo.  Sin embargo, habíamos quienes no estábamos tan convencidos que esto iba ser así, y en un artículo que escribimos para el semanario El Sur que publicaba Egdomar Matute en Pariaguán, titulado “El Municipio Monagas Frente al Desarrollo Petrolero”, hicimos una serie de observaciones sobre las dudas que teníamos por lo que ya se visualizaba. 

III

Petrozuata al igual que Sincor comenzaron y que para “estimular la cooperación proactiva e Integral de la comunidad” a dictar cursitos, bajo el lema  -en el caso de Sincor- “SINCOR IMPULSARÁ  EL DESARROLLO COMUNITARIO, en las poblaciones del sur de Anzoátegui”.   Con ello empezaron a distraer la atención hacia talleres de danzas, crecimiento personal, motivación al logro, pintura, trabajo en equipo… y así por estilo, con lo cual se desvió el planteamiento  plasmado en el Plan Rector del Municipio José Gregorio Monagas, de impulsar un plan de infraestructura que permitiera un real crecimiento social de perduración de estos pueblos. Y tanto, que después que estas empresas petroleras pasaron a ser  del Estado, la inacción hacia el desarrollo de los pueblos fue casi total, peor,  no pasó ni ha pasado  más allá de pañitos calientes, como dice el dicho “tapahuecos” y de eventos politiquero sucumbiendo la esperanza de nuestros pueblos.

IV

Entre 1997 y el 2005, En San Diego de Cabrutica se ofrecieron villas y castillos y vinieron gerentes de  alto rango, y políticos de la revolución, se habló de un hospital, de centros comerciales, de bulevares, de farmacias y hasta de un moderno liceo para nuestros niños y por ser el centro del municipio era importante estudiar la posibilidad de un núcleo universitario para formar técnicos y profesionales para la industria y el agro.  ¿Qué cosas, verdad?  Todavía en 2009, (hace 10 años), en Ciudad Bolívar nos invitó el llamado “Proyecto Socialista Orinoco” (PSO) y nos presentaron una serie de maquetas de lo que sería San Diego 10 años después… que vengan ahora, los invito y vean a ese San Diego que ellos pusieron de lo más bonito y moderno en maquetas y láminas.

V

Hace poco más de un mes, se inició el periodo educativo 2019-2020, y parece mentira, que después de tantas mentiras de gerentes, diputados, gobernadores, dirigentes  de la revolución, constituyentes y autoridades locales que también se tomaron fotos con unos y otros, nuestros niños y jóvenes nuevamente tengan que seguir padeciendo, ya,cuando está por culminar la II Década del Siglo XXI, la falta de un Liceo en San Diego de Cabrutica y tengan nuevamente que apretujarse en los destartalados espacios de lo que fue la casa de la cultura “Benito Ríos” sin laboratorio, sin áreas adecuadas para la formación real de bachilleres. Mientras tanto, por allá, en medio de unos mastrantales y matorrales desde 2014, están unos paredones laterales levantados en un terreno, que más  parecen era para una cárcel, de lo que sería el liceo Francisco Policarpo Ortiz. Impulsado quién sabe bajo que contratación y subterfugios a través de Pdvsa CVP y DSNP (Desarrollos Sociales no Petroleros).

VI

Y a todo esto ¿qué dirá ahora, uno de los que dijo mentiras, de los tantos que mintieron sobre el liceo de San Diego de Cabrutica, el profesor Aristóbulo Istúriz Almeida?,  quien  el 19 de septiembre de 2014, siendo gobernador, como a las 2:00 de la tarde, cuando se inauguró el liceo en Uverito, dijo en compañía de Pedro León, entonces, director ejecutivo de la Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez Frías, del gerente Corporativo de  Desarrollo Social de Pdvsa, José Arias, de la alcaldesa del municipio José Gregorio Monagas, Cruz Ojeda y de otras autoridades de Pdvsa, del gobierno regional y municipal: “El próximo año esteremos inaugurando el liceo de San Diego de Cabrutica, hay gente de San Diego aquí, no lo olviden el próximo año”.  Allí vinieron los aplausos y el “así, así, así es que se gobierna”. Ya  se cumplieron 5 años de esta mentira de Aristóbulo  Istúriz, que después fue vicepresidente ejecutivo de la República,  vicepresidente para el Socialismo Territorial y ministro para las Comunas y ahora  ministro de Educación y vicepresidente para el área social. ¿Qué tal camaradas?.

San Diego de Cabrutica, noviembre de 2019.