Vía de El Tigre hacia Pariaguán es el “patito feo” de todas sus entradas

292

Gobiernos han llegado, gobiernos han salido y este tramo vial del oeste de la ciudad, no experimenta ninguna modernización con respecto a expectativas de desarrollo

El Tigre.- Así como dicen que hay personas que se quedan para vestir santos, al parecer, así también hay lugares, hay sitios, que son de tremenda utilidad pública y nunca se les presta la debida atención.

Uno de estos lugares lo representa la salida o entrada oeste de la ciudad de El Tigre, vía hacia Pariaguán. Todas las demás entradas de la ciudad, la norte, la este, y la sur, a través del tiempo han recibido su acondicionamiento y consideración de bienvenida a la ciudad más importante del sur de Anzoátegui, con avenidas y un aspecto urbano que apunta hacia ciertas expectativas de desarrollo. No ocurre así con el tramo vial del oeste, que sigue pareciendo un camino rural.

La salida hacia Pariaguán, después de la placita España y en el desvío, viniendo de Barcelona, luego del centro comercial Harris, carece hasta de aceras y brocales, por supuesto que de isletas y alumbrado central. Mucho menos demarcación y señalización de tránsito.

Lo único que la adorna, amén de los comercios que sin mayor planificación van surgiendo a orillas de la vía, es el monumento a la botella, el cual, como pocas ciudades de Venezuela luce El Tigre, quizás a ello también obedece que sea la única ciudad del país en la que se realiza el 28 de diciembre, día de los santos inocentes, la caminata de los borrachos.

El tramo vial parece una ruta de un destino rural y no hacia la Faja del Orinoco.

Este pedazo de carretera, desde la entrada a Caico Seco, donde actualmente está el puesto de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), ha sido escenario de innumerables accidentes de tránsito fatales. Tal vez contribuya a estos desastres viales, la falta de señales de tránsito, demarcación del pavimento y huecos en los diferentes canales de circulación.

Uno de estos últimos accidentes dramáticos ocurrió la semana pasada cuando impactaron frente al hotel Tropicana, dos vehículos y uno de ellos estalló en llamas, muriendo calcinada una mujer y un hombre sufrió quemaduras en el 90% de su cuerpo.  

Exactamente donde ocurrió esta trágica colisión, es uno de los tramos que más huecos sufre esta arteria vial.

Entrada a El Tigre desde Pariaguán ha sido escenario de fatales accidentes de tránsito.

En ocasión de la construcción de la autopista Cantaura-El Tigre, la cual se estipulaba que llegaría hasta la carretera El Tigre-Pariaguán, a la altura del restaurante Botalón, Rejo y Sabana, se habló de que la entrada oeste de El Tigre, sería una de las más modernas de la ciudad.

La autopista sólo llegó hasta la llamada curva de La Parchita, municipio Pedro María Freites,  y la entrada oeste de El Tigre, sigue siendo la cenicienta de sus vías.  

Rosa Romero, comerciante que tiene un negocio en la salida de El Tigre hacia Pariaguán, dice que desde que llegó a El Tigre, hace más de 30 años, ha estado pujando porque algún gobierno se interese y le cambie el rostro a esta entrada que desluce totalmente del destino que conduce hacia la mayor reserva de petróleo del mundo como lo es la Faja Petrolífera del Orinoco, al igual que para el centro, llanos y occidente del país.

La modernización de esta vía mejoraría el aspecto urbano de la ciudad de El Tigre.

Un ciudadano de origen sirio que atiende una panadería ubicada en esta prolongación, expresó: “Quisiéramos tener una vía hermosa; que la gente venga y transite bien. Por aquí pasan miles de carros, pero nadie se detiene. Esta vía es muy fea.

Lo cierto es que gobiernos llegan, gobiernos se van, y ninguno ha hecho algo por hacerle la avenida oeste a El Tigre, convirtiendo a esta  entrada en el “patito feo”, de la ciudad que en 2033 cumplirá 100 años.  No es tiempo para continuar vistiendo santos. (CSD).