El injerto de plantas da un mejor resultado en la producción agrícola

57

El ingeniero Augusto Rafael Velásquez recomienda a los agricultores de la Mesa de Guanipa aplicar esta técnica para obtener más variedad y mayor rendimiento

El Tigre. Hablar de injertos es hablar de una operación en la planta. Es un proceso, es un arte de producir plantas, sumamente importante en la reproducción de las plantas, es una técnica, es una operación que se aplica con la finalidad de poder tener plantas de mejor vigor, plantas con frutos de mejor calidad, y además de eso, obtener los frutos en un menor tiempo posible.

El ingeniero Augusto Rafael Velásquez sostiene que el injerto de plantas es muy rentable. Foto: José González.

Así lo explica el ingeniero,  y productor agrícola Augusto Rafael Velásquez, de amplia experiencia en plantas y cultivo de suelos.

Expresa que la mayoría de los frutales, comúnmente se desarrollan en cinco años para el proceso de producción, “pero con esta operación para injertar que nosotros les hacemos a las plantas, podemos llegar a tener plantas que antes de los cinco años empiecen a producir sus frutos”.

Advierte que es importante saber que no se pueden injertar plantas que no pertenezcan a la misma especie. Tienen que ser de la misma especie, como por ejemplo, los cítricos, dentro de los cítricos están naranja, mandarina, limón, toronja…

“El injerto es la unión de una yema con otra planta llamada patrón. Pueden hacerse cinco o seis injertos en una planta patrón, depende de la especie. Por lo menos en el caso de los mangos, en una planta de mango puedes obtener mango feat, mango dudú, mango hilacha, mango pecho e paloma,  mango bocao, todos los tipos de mango”, afirma.

Reitera que no se puede injertan plantas que no sean de una misma especie. “No se puede injertar coco con arroz para que nos de arroz con coco. Eso no se hace. No funciona”.

Secuencia

Velásquez precisa que la operación del injerto que se le hace a la planta no se puede hacer un mismo día. Debe ser secuenciada por un tiempo. La planta tendría que hacer mayor esfuerzo para recuperarse. Y la planta, como todo ser vivo, necesita tener reposo, recuperación y cuidado. “No podemos operar las plantas si no se les va a dar el mantenimiento adecuado, Si no lo hacemos, estamos en circunstancias de que no se pegue el injerto. Si le hacemos los cinco injertos de un solo viaje, ella va a necesitar más energía, más cantidad de alimentos para poder pegar todos esos injertos. Lo más conveniente es que en un tiempo prudente o cada quince días se aplique un injerto”.  

“Después de injertadas las plantas,  vamos a obtener frutos diferentes, pero es probable que también consigamos una planta más resistente a enfermedades, conseguir planta a un tamaño muy pequeño, planta de un metro, de 80 centímetros y ya tiene su fruto. Incluso, se da el caso que pueden tener  frutos metidas en la misma bolsa de trasplante, cuestión que parece imposible conseguir”, subraya el experto agrónomo.

En el patio de la casa

“Los venezolanos tenemos una cultura, una creencia de que yo no siembro porque no tengo espacio, no tengo terreno para sembrar y yo les estoy demostrando a los venezolanos, desde aquí, desde El Tigre, que no necesariamente tenemos que tener extensiones y grandes cantidades de tierras para sembrar, para producir. En las mismas llamadas bolsas negras se pueden mantener varios años, y las puedo cambiar de bolsas, les agregó su abono orgánico, sus alimentos,  y así se sustentan y siguen su proceso de producción, pero si no lo hacemos así, esperando tener tierras, va a ser difícil o más difícil de poder a producir. Porque las plantas convencionales van a necesitar cuando menos cinco años para poder producir, sin embargo, con la operación del injerto se da un lapso de dos años y medio a tres años para empezar a echar sus frutos”, argumenta.  

Algunas precisiones

¿Cuáles son las plantas más fáciles de injertar?

-No, no hablemos de fácil. Todas tienen el mismo tratamiento. Lo único es que tenemos que dedicarles el tiempo y tener presente que no todas las plantas aceptan un injerto, como decir el coco, lechosa, parchita, hortalizas. Pero hay otra gran cantidad que sí lo acepta, además de los cítricos, el aguacate, guanábana, cacao, mango, etc. Las ornamentales, rosas, cayenas, entre otras.

¿Cuál es la manera más sencilla de realizar un injerto?

-Eso no tiene gran ciencia. La persona debe tener conciencia que lo que está realizando es una operación y debe realizarla tranquilamente. ¿Cómo se hace? Ah, bueno, debe tener una planta adecuada o un patrón para el injerto, debe tener una yema que este en proceso de reproducción. Debe tener una navaja, un cuchillo o un bisturí que este bien afilado, que esté como se dice popularmente, que corte un pelo en el aire. El corte tiene que ser perfecto. Si no es así, el injerto no se va a dar, independientemente de quien lo intente hacer. Hay que tener en cuenta que el pedazo de tallo o la yema que se va a injertar debe ser relativamente igual en grosor al patrón. No puede quedar ninguno disparejo. De quedar disparejo, no va a haber la afinidad adecuada para que se desarrolle la planta porque no va a fluir adecuadamente la savia.

Una vez que son unidas las partes del injerto, en alguna de sus diferentes formas de hacerlo: enchape lateral, incrustación, la T invertida, hay que amarrarlo con un plástico transparente. Ese plástico no puede ser de color negro, porque absorbe el calor. En este caso el plástico transparente repele el calor. Es decir, no se va a acumular calor en la zona del injerto. Si se acumula el calor, el área se humedece y hace que el injerto se pudra o le pueda caer alguna enfermedad producida por hongos o por bacterias. El injerto no se puede colocar muy cerca del pie de la planta, porque al momento de regarla, hay que hacerlo con mucho cuidado, que no le caiga agua, en la herida o en el injerto, porque también puede ocasionar una infección producida por hongos, bacterias u otras plagas, que puede  hacer que el injerto fracase. Por esa razón, hay que hacer la operación, primero, con delicadeza, segundo, con rapidez y tercero con precisión.

Velásquez recomienda que la medida adecuada, para hacerlo a unos 20 centímetros de altura del pie de la planta. Es bueno eliminar las yemas del patrón que están antes de la zona del injerto para que las nuevas yemas que se reproduzcan sean a partir desde donde está el injerto.

¿Cuál es la edad apropiada en la plata para realizar un injerto?

-Comúnmente en el caso de los frutales, más o menos, a unos seis meses o cuando el tallo de la planta adquiere un grosor  de unos cinco centímetros. Ni muy delgada ni muy gruesa.

¿Por qué la importancia de hacer un injerto, si de igual manera las plantas dan frutos?

-Sí es muy importante realizar un injerto. ¿Por qué? primero, voy a obtener frutos en menor tiempo. Segundo, voy a obtener un fruto diferente al tradicional. Tercero, puedo obtener diferentes frutos en una misma planta, es maravilloso que puedas consumir naranja, limón y mandarina, por ejemplo, en una misma planta. Pero hay que estar claros, que los injertos no los realiza todo tipo de persona. Los realizan aquellas personas que verdaderamente quieren a las plantas.

El merey además del mango

Además del mango, aquí en la Mesa de Guanipa, hay una planta muy común, como lo es el merey, que se injerta muy bien. Hay merey amarillo, rojo y verde y en el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (Inia), acá en El Tigre, se está sacando una variedad que es el merey enano.

A pesar de los beneficios que ofrece, en la zona sur de Anzoátegui, pocos productores están trabajando con injertos. Creo que falta más interés en el desarrollo de las plantaciones injertadas. Yo invito a los productores, a la comunidad, en sus mismas casas, a producir con plantas injertas, porque eso es un  buen negocio. Una planta injertada puede valer el doble o el tiple respecto al precio de una planta normal. Es muy rentable. (CSD).