En Campo Oficina ya no mana petróleo sino aguas de cloacas

79

En la calle 3 las aguas servidas brotan de una boca visita y forman un río que inunda buena parte del sector y a la comunidad de Las Delicias

El Tigre.-  Huele feo en el lugar en que nació la ciudad de El Tigre. Donde en 1933 se inició la perforación del pozo petrolero Oficina N. 1 y donde en 1937 reventó el chorro de crudo que hizo un arco de esperanzas bajo el sol de la Mesa de Guanipa, hoy brota un manantial de aguas infectadas.

El sector Campo Oficina, 86 años después que sirvió para la instalación del taladro de la empresa Gulf Oil Company, se encuentra en condiciones deplorables. Lo que fue posterior a la desactivación del pozo OG-1, un hermoso campo residencial parece un campamento en ruinas, a pesar de ser, supuestamente considerado por el Gobierno Nacional, “zona de interés estratégico”.

Asiento de instituciones

A demás de ser un área de residencia para varias familias que prestaron sus servicios a la industria petrolera, en Campo Oficina funciona la escuela El Tigre, la clínica industrial de Pdvsa, el Centro de Diagnóstico Integral, un puesto de la Guardia Nacional Bolivariana, el Taller Laboral de Educación Especial El Tigre.

Igualmente se encuentra la sede del Mercal, la sede de la Asociación de Jubilados de la Industria Petrolera (AJIP) y hasta hace cerca de un año funcionó un tráiler con las oficinas del Servicio Autónomo Integral de Migración y Extranjería (Saime), antes de ser mudado a  San José de Guanipa).

 También es sede la escuela Danzas Guanipa y cuenta con el estadio de béisbol y fútbol menor y una cancha deportiva para la práctica de baloncesto y futbolito.

“Emergencia sanitaria”

María Marcano, residente de Campo Oficina, manifestó que eso del desbordamiento de las cloacas no es nuevo. “Desde hace mucho tiempo padecemos de esta situación. Como pueden ver, por todos lados revientan las aguas podridas. El mal olor es insoportable. Es una chorrera que se forma y luego una laguna ahí, a orillas de la cerca por donde la gente abrió un boquete y pasa para Las Delicias o Pueblo Ajuro. La cerca de protección de Campo Oficina la han roto por donde quiera. Por aquí trafica titimundachi”.

“Esa agua se va por ahí. Es un río que corre y corre y forma una laguna más adelante. Atraviesa la calle y se le mete a la gente de Las Delicias, no ha habido organismo que corrija esto aunque es un caso de insalubridad pública”, comentó la mujer, al tiempo que hizo un llamado a la empresa Hidrocaribe para que atiendan lo que ella consideró “una emergencia sanitaria”.

“Cómo va a ser posible que aquí tenernos un CDI y a pocos metros, tenemos las cloacas desbordadas, cómo garantizas la salud”, se preguntó.

Añadió que debe tomarse en cuenta que a diario, en el estadio que está pegado a la calle 3, practican deportes cientos de niños, que de alguna manera están expuestos a estas aguas contaminadas.

Por su parte, Raúl Bastidas, quien expresó que no reside en Campo Oficina, pero tiene familiares allí, que las veces que va a visitarlos las plagas casi se lo lleva en peso. “Hay muchos zancudos. Claro, con aguas servidas en la calle y maleza por todas partes, lo que prolifera son mosquitos, ratas, cucarachas y cuanta alimaña le guste el monte y la humedad”.

Club y teatro en el suelo

Oswaldo Aguilera, con muchos años de residencia en Campo Oficina, se quejó de la situación de abandono en que hoy se encuentra el Club de Campo Oficina. “Totalmente desmantelado, arruinado. Lo que no se han llevado de ahí, se ha caído por desidia y falta de cuido. Este sitio que fue escenario de grandes eventos culturales y sociales, en la actualidad es una sombra de lo que fue. Está infuncional. En menos diez años acabaron con uno de los centros sociales más importantes de la ciudad. Lo mismo ocurre con el teatro de la escuela, que presenta alto grado de deterioro”.

Aguilera enfatizó que el mismo monumento en honor al pozo petrolero Oficina N. 1 se observa como un potrero. De hecho, hay personas que mantienen sus reses pastando dentro de Campo Oficina en la parte del antiguo tanque de agua. “Menos mal que esta es un ´área estratégica´ del Gobierno Nacional. Si no lo fuera, ya habría desaparecido entre ruinas el sector que dio origen a la ciudad de El Tigre”.

Añadió que supuestamente, por esta situación de “zona estratégica” no se le permite a la alcaldía del municipio Simón Rodríguez ejecutar labores de mantenimiento en el campo residencial. Sin embargo, la alcaldía realiza trabajos de limpieza y desmalezamiento en los alrededores. 

En otrora

Recordó que Campo Oficina, años atrás, en lo que malamente han llamado gobiernos de “cuarta república”, era un lugar atractivo. “La gente venía acá a trotar, a hacer ejercicios, a recrearse en las noches decembrinas con los adornos de las luces navideñas con que eran adornadas las casas y el monumento del pozo OG-1, a disfrutar de las veladas culturales y recreativas que se presentaban con distintos artistas hasta de talla internacional en el Club de Campo Oficina y en el teatro de la escuela El Tigre, o simplemente, la gente venía a comer mangos, ya que los que se dan aquí son muy buenos”.

“Ahora, casi nada de eso existe, excepto los mangos que siguen siendo generosos. Lo que hay es monte y cloacas desbordadas. Lo que va quedando de donde nació El Tigre, son ruinas”, dijo Aguilera.  (CSD).

Fotos: José González.