Bad Bunny y Daddy Yankee ganan en Barcelona los premios de reguetón RBF
Maduro acompañó a Luis Marcano en su investidura como gobernador de Anzoátegui
La mesa navideña es un desafío: Más de dos salarios diarios dolarizados necesita un trabajador para comprar un pan de jamón
Gobierno venezolano aumenta la cantidad de pagos en dólares a proveedores
Suenan campanas de boda para Marjorie de Sousa
Becky G lanza su versión de “Bella Ciao” para la última temporada de la Casa de Papel
Paro laboral de la MLB no afectará a la pelota venezolana
El Manchester City asalta la cima de la Premier y es nuevo líder en Inglaterra
Hamilton firma la pole position del GP de Arabia, Verstappen tercero
Chile registra el primer caso de la variante ómicron
Alemania: Socialdemócratas celebran victoria y refrendan pacto de coalición
Aurora de Superlano será la candidata de la MUD a la gobernación de Barinas
Todo listo para el JH Fashion Show 2021
Llegó la navidad a la Cámara Municipal del Municipio Simón Rodríguez
Astrid Montero sumó la quinta dorada para Venezuela en Cali-Valle 2021
Centro Carter sobre elecciones: “Interferencia política y gubernamental socava al CNE”
Venezuela registra 452 nuevos contagios de Covid-19
Lo que dijo Diosa Canales sobre Diosdado Cabello
Fedeindustria mantiene expectativas positivas para el 2022
Maduro transfirió administración de empresas y corporaciones de Anzoátegui a Luis Marcano
Next
Prev
diciembre 5, 2021
Hoy sábado 4 de diciembre de 2021 | Valor Petro: Bs. 261,6300 para la compra / Bs. 261,6300 para la venta | | IDI: 0,0227| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,6476 / BDV: $ 0,00 / BCV: € 5,2685 / BDV: € 0,00 | | Menudeo: $ 4,6476 / € 5,2685 para la compra, $ 4,6940 / € 5,3212 para la venta. |

157 años del doctor José Gregorio Hernández: fe y testimonios de una devoción cargada de milagros

157 años del doctor José Gregorio Hernández: fe y testimonios de una devoción cargada de milagros

El Tigre.– El 26 de octubre de 1864 nació en Isnotú, estado Trujillo, José Gregorio Hernández. Hijo de Josefa Antonia Cisneros Mansilla y Benigno María Hernández Manzaneda. Se graduó de médico en la Universidad Central de Venezuela  (UCV) en 1888 y completó su formación en Francia y en Italia.

El médico de los pobres, el siervo de Dios, el Venerable, el beato, el santo, cumple hoy 157 años de su nacimiento. Médico, científico, investigador, profesor, escritor y filántropo de vocación católica. Fue declarado beato el 30 de abril de 2021 por el nuncio Aldo Giordano en representación del papa Francisco. Fue una de las beatificaciones esperadas por más años. Para muchos de sus devotos ya era un santo antes de la iglesia católica lo ratificara. Son innumerables los milagros de sanación que se le atribuyen.

Tuvo que ocurrir en 2017 en caso de la niña Yaxuri Solórzano, quien en un asalto ocurrido en el caserío Mangas Covera del estado Guárico,  para quitarle la motocicleta a su papá fue herida de bala en la cabeza, y pese al pronóstico médico que le auguraba secuelas permanentes si lograban salvarla, la niña se recuperó rápido totalmente.

Su mamá, Carmen Ortega, declaró haberle rezado al doctor José Gregorio Hernández durante la convalecencia. La comisión eclesiástica que estudió el caso concluyó que el doctor obró la curación desde el cielo.

Ciencia y caridad destacaron en la vida de este santo. En su biografía se lee que dos veces intentó ordenarse sacerdote. Consultaba gratis a los pobres. Murió el 29 de junio de 1919, atropellado por un vehículo en la parroquia La Pastora de Caracas.

Escribió “Elementos de filosofía” y numerosas cartas que luego fueron recogidas y publicadas en un libro.

El doctor Leopoldo Briceño-Iragorry, de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, dijo una frase reveladora de la fe: en Venezuela cuando el paciente se muere es culpa del médico. Si se salva es gracias a José Gregorio Hernández.

La mesa de Guanipa no es ajena a la devoción del doctor José Gregorio Hernández, incluyendo testimonios de sus habitantes que les han ocurrido aquí o en otras partes del país.

Para la profesora Luisa Rivera Montaño, residente del sector Inavi de El Tigre, la fe en el beato José Gregorio  Hernández Cisneros es la fe católica. “Mi actitud hacia él es de gran respeto, admiración y confianza. Cuando lo elevaron a beato le preparé un pequeño altar con la Santísima Trinidad y la Virgen María. Todos los días le rezo y le encomiendo a enfermos y familiares para que pidan su intercesión ante Dios. No he recibido ningún milagro como tal de él, pero desde mi accidente de tránsito en la vía entre San José de Guanipa y San Tomé, una enfermera que me atendía en el hospital de San Tomé, me regaló una biografía de José Gregorio y me dijo que ella le estaba pidiendo para que me salvara, todavía tengo y leo el libro. Yo quedé con un problema cerebral y le pedía para que el Dr. José Gregorio Hernández iluminara a mis médicos, pasé muchos años sufriendo por eso, y me puse bien gracias a Dios y a José Gregorio”.

América Brito Carrera, docente jubilada, vecina del sector Casco Viejo de El Tigre, declaró que su fe hacia José Gregorio Hernández se manifiesta colocándolo todas las noches en la cabecera de su cama. Desde allí siente que la vigila. Le ha concedido muchas gracias y espera un milagro mayor.

Por su parte, Angélica Lozada, profesional de Ingeniería en Mantenimientos, residente del sector Pueblo Nuevo Sur de El Tigre, expresó que su fe hacia el doctor José Gregorio “es tan grande como el cielo. Él siempre ha estado presente en mi vida. Soy fiel devota de él y creo en lo milagroso que es. Me dio el placer de soñar con él y conocer cómo era mi mejor milagro, que es mi hija Mía, que se la encomendé a él para que naciera sanita. Así mismo, mi papá me encomendó al doctor José Gregorio al nacer, por esa razón me llamó Angélica José”.

Para la profesora Elizabeth Monsegi, habitante del sector Casco Viejo de El Tigre,  la fe en el doctor José Gregorio Hernández, la manifiesta “pidiendo su intercesión  por los enfermos, tratando de imitar su manera de ser, creciendo espiritualmente, misericordiosa, aumentado la fe, amando a nuestro prójimo, así voy construyendo un mundo donde todos podamos sentir el amor maravilloso de Dios”.

Recuerda que su mamá tenía un carcinoma en una pierna y la tenía muy fea. “Empecé a pedirle a José Gregorio Hernández que ella no sufriera, que no le dieran dolores. Ocho días antes de ella fallecer, la geriatra vino y al revisarle la pierna, el carcinoma había desaparecido. No podía creer que hubiera desaparecido esa lesión tan fea que tenía. Ella terminó muriendo de otras cosas, menos de la lesión que tenía tan avanzada. Nunca tuvo dolor, gracias a Dios y a José Gregorio Hernández”.

Marielis Boadas, residente del sector La Esperanza de El Tigre, tiene su fe puesta en el médico de los pobres confiando en que las peticiones hacia él van a ser concedidas. No ha recibido un milagro del santo venezolano, pero no pierde la esperanza.

El músico y deportista Claudio Franco, quien vive en el sector Pueblo Nuevo Sur de El Tigre, dice que la fe en José Gregorio Hernández viene de parte de sus padre que le inculcaron cuando niño lo de tomar la comunión y asistir a misa los domingos y también la parte cultural de las festividades de la Virgen del Valle como músico; por allí le fue naciendo la fe en José Gregorio Hernández. “En cada actividad que realizo me encomiendo  a él. Y en cuanto a sus milagros, hace aproximadamente 30 años sufrí un accidente y desde ese momento yo tenía una estampita en la cabecera de mi cama y debajo de mi almohada. Fui operado y requería de terapia intensiva porque estaba delicado y estando en mi habitación pedía a mi madre que me diera agua; en eso ya había recibido la visita de José Gregorio Hernández en medio de un círculo de luz muy brillante, y le dije tengo sed y me dijo, pide que te den a tomar medio vaso de agua. Y mi mamá me decía: hijo, no puedes tomar agua porque estás bajo efectos de la anestesia. Y le dije: el doctor estuvo aquí. Y ella me respondió: aquí no ha venido nadie. Fue a buscar al doctor Pimentel y yo le conté el caso y autorizó darme agua. Luego fui trasladado a Ciudad Bolívar. Fui operado nuevamente, estuve en terapia intensiva y fui dado de alta un mes y una semana después. Y bueno, aquí estoy para contar esta pequeña historia. Considero que soy un milagro de los tantos que ha concedido el doctor José Gregorio Hernández”.

Luisa Rivera Montaño.

La profesora Maribel Bermúdez, quien vive en el sector Los Chaguaramos I, cuenta que su fe en el doctor José Gregorio Hernández se manifiesta todos los días en la salud de sus hermanos y algunos amigos. “Le doy gracias por contar con él. Me apasiona su vida. Compré los libros. Nos enseña que ser humilde es la mejor condición del ser humano, su entrega, un verdadero socialista, con su profesión ayudó a muchos y aún a través del tiempo lo sigue haciendo. Para mí es como dicen, el médico del pueblo. Ojalá los médicos tomarán su conducta. Tengo en mi cartera la imagen de él. Y aunque a mí no me ha hecho ningún milagro, sé de los que ha hecho,  y creo en ellos. Tengo amigas que dan fe de esto. Ojalá que él existiera en estos momentos. Cuánto lo necesitamos en esta bendita pandemia, aunque sé que su mano está allí con los que ya han superado este virus”.

Luis Urquiola, representante del Idena en el sur del estado Anzoátegui, residente del sector Pueblo Ajuro de El Tigre, dice que en su condición de barquisimetano, por tradición religiosa de su familia, tiene devoción por la Divina Pastora y José Gregorio Hernández. No ha recibido ningún milagro del Venerable, pero un hermano suyo sí, presentó problemas de salud y le pidió al doctor José Gregorio Hernández y sanó.

Para el locutor Fernando Venta, quien vivió algún tiempo en El Tigre, aunque es de Apure y actualmente reside en La Puerta, estado Trujillo, dice que en su familia José Gregorio Hernández ha obrado en la sanación de un caso, al menos. En los años 80, su hermana Estefanía Joselín Venta, recién nacida, le dio meningitis y de 25 niños que estaban recluidos en el hospital Dr. Pablo Acosta Ortiz de San Fernando de Apure con similar síntoma,  muy pocos se salvaron. Recuerda, como cosa curiosa, que él estaba encargado de llevarle la comida a su mamá al hospital, siempre iba con dos hermanos menores y por casualidad, un día pasaron por la capilla de José Gregorio Hernández que está en la avenida María Nieves de San Fernando. “Ahí le pedimos a Dios y al doctor José Gregorio por la salud de mi hermana, y mi hermano agarró una estampita de José Gregorio que estaba en el altar y se la envió conmigo a mi mamá, ya que ellos por ser muy pequeños no podían entrar al hospital. Yo se la entregué a mi mamá. Ella, esa noche le pidió a José Gregorio Hernández y la estampita la colocó en la almohada de mi hermana. Como ya dije, la mayoría de los niños para esa época que sufrían de meningitis lamentablemente murieron, y entre los pocos que se salvaron está mi hermana, que hoy tiene 39 años”.

La artista Leida Venta, residente en el sector San Miguel de El Tigre, comenta que en lo personal no ha recibido ninguna obra milagrosa del doctor José Gregorio Hernández, pero que su papá vivió una experiencia de caso imposible en San Fernando de Apure, con una hermana menor de ella. Estaba hospitalizada con meningitis y como había convulsionado demasiado, los médicos no daban esperanza de vida al día siguiente. Una señora que estaba en el hospital le dio una estampita con la imagen del doctor José Gregorio Hernández, y le dijo, pídale con fe. El papá de Leida Venta colocó la estampita en el lavamanos del baño y se hincó y comenzó a pedirle, solicitando primero permiso a Dios y después la intercesión del ahora beato venezolano. Salió del baño y se sentó; se estaba quedando dormido y en entre despabilada y sueño, dice que vio a un hombre que venía vestido de blanco y llevaba sombrerito negro; fue a la cama de la niña, la arropó y le pasó la mano por la cabeza y salió. El señor Venta salió rápido detrás de él, para preguntarle qué hacía junto a su hija y ya había desaparecido. Cuando el doctor tratante pasó revista en la mañana del siguiente día, le preguntó si había sacado a la niña de la habitación y él contestó que no. El doctor le dijo: qué raro, la niña ha mejorado, no ha convulsionado y su corazón se oye perfecto como el de un niño de un mes.

Leida Venta dice que gracias al doctor José Gregorio Hernández y la fe de su papá, hoy su hermana es una mujer completamente sana. Vive en Colombia.

Fotos: Cortesía.

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández