Ciclista Ricardo Zutira de Pariaguán ficha con el Drone Hooper Androni Giocattoli de Italia
Ayuda Vital y Ángeles Solidarios  solicitan investigar a fundaciones por venta de medicinas en El Tigre
CNE suspende procedimientos de totalización de actas en Barinas tras decisión del TSJ
Una candidata a Miss Universo da positivo de Covid-19 al llegar a Israel
Érika de la Vega: Necesito sumar más que entretener
Adamari López, Toni Costa y su hija Alaïa brillaron en “Así se baila”
BCV inyecta $50 millones a las mesas cambiarias y fija en Bs.4,62 el cambio
La OPEP no planea revisar planes de crecimiento debido a ómicron
Cámara Venezolana de Juguetes estima un aumento de ventas estas navidades
Alicia Machado presume de su romance con Roberto Romano
¿Qué debemos hacer los venezolanos?
Sistema de justicia congela memorándum de entendimiento firmado con la CPI
#MoncadaRenuncia
Encuentro Ciudadano promueve foro “Democracia por la Democracia” este jueves en El Tigre
Brandon Pérez consigue en Guatemala su segundo título como tenista profesional
Neymar estará de baja entre 6 y 8 semanas en el PSG por lesión
Vinotinto Femenina cayó ante Brasil en el Cuadrangular Internacional
Messi logra su séptimo Balón de Oro
Día del escritor / Oscar Matute Ortiz: sacerdote para  la vida y escritor para la historia
Trabajadores del Hospital Razetti  exigen laborar en condiciones de seguridad
Next
Prev
noviembre 30, 2021
Hoy lunes 29 de noviembre de 2021 | Valor Petro: Bs. 257,9500 para la compra / Bs. 257,9500 para la venta | | IDI: 0,0224| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,6154 / BDV: $ 0,00 / BCV: € 5,2139 / BDV: € 0,00 | | Menudeo: $ 4,6154 / € 5,2139 para la compra, $ 4,6615 / € 5,2660 para la venta. |

A Punta de Soga / Mayra Ponce: jamás se arrepentirá de cantar

A Punta de Soga / Mayra Ponce: jamás se arrepentirá de cantar

El Tigre.– Uno la oye cantar y siente que canta como paraulata herida. Pero no es que esté enguayaba. Es que cuando canta se enamora de las canciones y trata de entregar el alma en cada interpretación. La estirpe llanera es así.

Nació en San José de Guanipa, estado Anzoátegui,  el 31 de agosto de 1979. Se crió entre Valle de La Pascua, estado Guárico y su ciudad natal. Les hablo de Mayra Ponce, cantautora venezolana. En el ámbito familiar forma parte de un combo de seis hermanos. Tres varones y tres hembras. Uno ya está fallecido. De ellos, es la única que canta. En los demás prepondera la pasión por el deporte. Es la nota musical.

Después de estudiar en la escuela La Florida de Guanipa, ingresó al liceo López Castro, de la misma localidad. La participación en los parrandones decembrinos de su etapa de liceísta, fue su primera experiencia en el canto con acompañamiento musical. Lo hacía porque quería cantar, aunque no era la tendencia que más le gustaba. Le importaba estar en algo.

De los parrandones, Mayra Ponce, pasó a integrar la agrupación Sabor Latino, que con el ritmo de la música bailable, cada vez que existe la oportunidad, anima fiestas en diferentes pueblos y ciudades de la zona, bajo la dirección de Jesús González. Tiempos de mover el esqueleto.

Contacto llanero

Al comenzar estudios universitarios en el Instituto Universitario de Tecnología José Antonio Anzoátegui, hoy Universidad Politécnica Territorial, se integró al conjunto Los Copleros Universitarios. Así tiene contacto con lo que realmente quería: cantar música llanera. Participó en un festival de esa casa de estudios, que fue la brecha para incursionar en otras competencias de canto en el país. Fue de carrera corta en los festivales.

En ese entonces, su corazón se enamoró de un hombre. Se hizo madre. Las aguas mansas del río se tornaron turbulentas. Vino la separación  de pareja. Y ella siguió en lo suyo, cantando. En esos días surgió de su talento creativo otra de sus facultades, la de componer, escribir sus propias canciones. Los guayabos a veces inspiran.

Dos canciones para un compromiso

Cuando retoma los estudios universitarios para graduarse en las Misiones, conoce al profesor Pedro Bolívar, quien la oye cantando y la escoge para participar en el aniversario de la Misión Sucre en la escuela La Asunción de San José de Guanipa. Sólo dominaba dos canciones llaneras: “La flor de Zaraza” de Simón Díaz y “Laguna vieja” de Reynaldo Armas. El profesor Bolívar le sirvió de guía al igual que el poeta Ramón Centeno, director de la escuela de galerón de Vista al Sol y presidente del gremio musical de Guanipa (Fundamusican), institución a la que pertenece Mayra Ponce. Así  fue que se decidió por el género de la música del llano. Quizás, por el hilo sanguíneo que la une a su papá Miguel Ponce, nativo de Valle de La Pascua, estado Guárico. Su mamá, Carmen García, nació en Santa Cruz de Orinoco, estado Anzoátegui. El llano y el Orinoco tienen juntos mucha historia.

“Abuelana”

Sin embargo, la querencia por el llano, costumbres, tradiciones, faenas y paisajes, se las afianzó su abuela Ana María Muñoz “Abuelana”. Ella le pedía siempre que le cantara. Con ella ordeñaba. Hacía el café de la mañana. Cortaba la leña en el monte. Preparaba los dulces con papelón. Tejía las alpargatas y le escuchaba los cuentos y consejas que eran más que un libro abierto en aquella casa solariega de Valle de La Pascua. Son seres irremplazables.

A talento vivo

Con las orientaciones recibidas de parte de Bolívar y Centeno, se abre paso en programas de radio que presentaban música en vivo en la zona centro sur de Anzoátegui,  como Guanipa Stereo con William Medina y Fe y Alegría con Abel Martelo y su emblemático espacio Unidos de Pueblo a Pueblo. No ha dejado de cantar. Las ferias de Cantaura, ferias de Guanipa, ferias de Valle de La Pascua, ferias de Zaraza han visto a Mayra Ponce en el escenario.  Y ahora, en tiempos de pandemia los patios familiares se han vuelto escenario sencillo para muchos artistas, de los que ella no es ajena. Nada detiene las parrandas.

Experiencia discográfica 

En el año 2014, manejó el proyecto de grabar su primera producción discográfica. Pero el fallecimiento de “Abuelana”, el 15 de mayo de ese año, emocionalmente le causó un vacío inmenso que la condujo a detener por momentos el proyecto de la grabación. Duelo en el alma.

Transcurrido el tiempo y aliviada del dolor de la ausencia física de la abuela, retomó la idea de realizar la grabación del disco. Para ello seleccionó siete canciones. Comenzó el trabajo en noviembre de 2016 en el estudio Laurel Record de El Tigre, bajo la pericia técnica del maestro Héctor Piña. Experiencia saludable.

Al inicio grabó dos canciones con el grupo Génesis del maestro Roberto Rodríguez.  El resto del trabajo lo ha hecho con el conjunto del maestro Alexis Almea. El disco, que se lo dedica a su abuela, se titula: “Llanera y criollita”. Esta canción y otra que se llama “Guakariña”, que enlaza la identidad del estado Guárico, de donde procede su papá y la tierra kari’ña de Anzoátegui, de las costas del río Orinoco, de donde procede su mamá, son de su autoría. También incluye canciones de Hernán Bouhaddor Rodríguez “Llanera de requisitos”; de Ignacio Rodríguez “De cantar no me arrepiento”; de José “Camarita” Villasana “Nostalgia decembrina”; de Alexander Ruiz “Falso juramento” y de Luis Galindo “Disfraz de hombre”. El disco se estructura entre pasajes sabaneros, golpecitos y joropo recio. Prueba de fuego.

Como todo cantante, Mayra tiene sus ídolos. En este caso son Jorge Guerrero y la malograda Elisa Guerrero. Imagen de guerreros.

Bonita hermandad

Mayra Ponce invita a los demás cultores del canto venezolano a mantenerse en la lucha en defensa del folklore. “Es bueno que evitemos el egoísmo entre nosotros mismos. Si a todos nos gusta la música llanera, a pesar de las diferencias que puedan existir, debemos mantenernos unidos para que crezca su proyección y nosotros crecer junto con ella”. El deber ser. Una bonita hermandad.

Así habla esta “guaikariña” que canta como  esas paraulatas que bien alegran  o llenan de melancolía el alma de cualquiera que las escucha en esta inmensa llanura que es la mesa de Guanipa. Voz que sirve para la alegría y el consuelo de las penas.

 Foto Beauty Cam

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández