Este lunes 25-Oct inicia nueva semana de flexibilización con clases presenciales y campaña electoral
Reportan 844 nuevos contagios y 10 muertes más por coronavirus en el país
Por golpear a su madre Cicpc detuvo a un joven en El Tigre
Hidrocaribe activa pozo periférico Villa Rosa
Asesinó a su tío por una herencia y fue detenido por el Cicpc en Anzoátegui
Minec inició labores de ornato en el Distribuidor Razetti de Barcelona
UNES instaló extensión de Academia del PNF Bomberil en la ciudad de El Tigre.
Carlos Prosperi: No nos podemos dejar arrebatar la fe y la esperanza de cambio
Cantv ajusta tarifas de servicios de Internet Aba
Matrícula cayó 35%: Educación privada arranca presencial este #25Oct con su propio esquema 7+7
Salas de cine registran disminución de 91,6% de espectadores
J Balvin pide disculpas a mujeres y comunidad negra por video de la canción «Perra»
Rumores apuntan que Shakira espera a su tercer hijo
Llaman a prohibir armas de fuego en sets de cine tras tiroteo de Alec Baldwin
Fiscal incluyó a vicepresidenta de Perú en caso de lavado de dinero
Aplazan maratón en Wuhan ante rebrote de contagios de Covid-19
El Real Madrid se lleva “El Clásico” ante el Barcelona y se sube a lo más alto de La Liga
Los Bravos vencieron a los Dodgers y se enfrentarán a los Astros en la Serie Mundial
Comenzó la LVBP: los resultados de la jornada inaugural
Presilla “garantizaremos alimentación y salud con programas sociales dirigidos a los más necesitados”
Next
Prev
octubre 25, 2021
Hoy domingo 24 de octubre de 2021 | Valor Petro: Bs. 236,7800 para la compra / Bs. 236,7800 para la venta | | IDI: 0,0205| | Sistema mesa de cambio: BCV: $ 4,2111 / BDV: $ 4,1745 / BCV: € 4,9023 / BDV: € 4,8205 | | Menudeo: $ 4,2111 / € 4,9023 para la compra, $ 4,2532 / € 4,9514 para la venta. |

Raíces del municipio Monagas / Carmen Lastenia Coira: representación del dulce gesto de la mujer kari´ña

Raíces del municipio Monagas / Carmen Lastenia Coira: representación del dulce gesto de la mujer kari´ña

El Guasey.- Escuchar con atención la voz autóctona del kari´ña con su lenguaje incrustado, es de verdad un encanto. Oír ese acento distinguido inmerso en la originalidad de un idioma puro, donde las palabras se estiran y se encojen, avanzan y retroceden como asemejando la  magia que encierra la danza del mare-mare. Es sin duda el kari´ña, uno de los idiomas que con mayor arraigo se mantiene aún dentro de los pueblos indígenas de Venezuela, esto debido a la fortaleza con que sus hablantes lo han mantenido y lo siguen manteniendo incluso por encima de los estereotipos transculturizadores a los cuales, como en toda sociedad en constantes avances  sociales y tecnológicos se ven sometidos.

Y desde el punto de vista educacional,  es sumamente importante en este contexto de preservación del idioma, su inclusión en el proceso formativo del niño indígena, desde el grado inicial hasta la culminación de la primaria. Sin embargo, este proceso lamentablemente se rompe cuando el niño ya entrando en la adolescencia, por la misma necesidad de continuar estudios de secundaria y posteriormente universitarios, se ve forzado a dejar el medio natural de su vida y por consiguiente ese proceso de formación con su idioma original incluido. De allí, que creemos que todo el proceso que se ha dado, incluso a nivel oficial, que va más allá, de la propia necesidad natural del indígena de preservar su idioma, aún esta chucuto y es mucho lo que falta por hacer,  para que la formación con su idioma, con sus costumbres, con sus creencias y con todo lo que significa en el sentido amplio de la palabra  conservar la autonomía cultural de los pueblos indígenas sea de verdad una realidad tangente y no parte de una retórica que en la realidad se queda a medias.

Dentro de esas comunidades indígenas que han luchado por la preservación de algunas de sus costumbres originarias y por no perder la identidad de su idioma, se encuentra la comunidad indígena de El Guasey, (Vasaay). En el colegio de esta comunidad se imparten clases en forma bilingüe y es hermoso escuchar la interpretación del Himno Nacional cantado en su totalidad por los niños del colegio en idioma kari´ña.

Hablar de El Guasey es hablar de María Inocencia Poyo, de Carmen Chiraspo, de Clara Solano, de María Abadú, de Carmen Lastenia Poyo;  mujeres que son esencia de la más genuina representación de la mujer indígena. Pero es también hablar del cultor  Ángel Poyo, Gervasio Menela, Rafael Coira, Cristóbal Fuentes, entre otros, que por su linaje auténtico distinguen la imagen del hombre kari´ña.

Se encuentra El Guasey ubicado en a 25 kilómetros de la parroquia Santa Clara en el municipio José Gregorio Monagas y se llega a él por una carretera en muy mal estado, de granza en unos tramos y semiasfaltada de hace muchos años en otros. Fue fundado a mediados de 1872, por indígenas venidos de las costas orientales que se fueron diseminando en esas extensas sabanas que desde la Mesa de Guanipa se extienden hacia las costas del Orinoco.

De costumbres arraigadas como es el baile tradicional del mare mare, la fábrica de cazabe de yuca amarga, la celebración del akatoompo  el día de los muertos y el respeto por lugares sagrados. Y para hablar de algunas de estas tradiciones y tener el honor de escucharlas mencionar en su mayoría en el idioma ancestral nos encontramos con Carmen Lastenia Coira. Es una mujer simpática, con la característica nata de la mujer indígena, pequeña de estatura y los cabellos aneblinados por el tiempo, de fácil sonrisa, suave la voz  y con un sentido  discreto al hablar.  Cuando le hablamos generalmente respondía en su idioma natural y por tal motivo nos fue grato el apoyo de su hijo Urbano José Coira  como traductor, en la mayoría de la entrevista, quien inicialmente le explicó a ella en su idioma el motivo de la entrevista.

Carmen Lastenia Coira,  nació en El Guasey  el 16 de marzo, año de 1931, por lo que tiene 80 (90) años cumplidos. Hija de Gumercinda Coira y de Eladio Yánez. Le preguntamos si su madre era de El Guasey y respondió afirmativamente y manifestó que no tenía seguridad de donde era su padre. Carmen Lastenia tuvo 9 hijos de los cuales (5 varones, 4 hembras), de las hembras dos han muerto. Ella dice que una murió de fiebre y murió de repente y la otra de dolor de barriga y vómito. No recuerda exactamente qué edad tenía pero cree que una tenía como 12 años por que ya estaban creciéndole los senos y la otra apenas de cuatro años. (Urbano que es antepenúltimo de sus hijos, nos aclara que ella no habla mucho de eso por cuanto piensa que hubo hechicería).

   ¿Sabes leer Carmen Lastenia?

Nos mira fijamente y sonríe agradable para luego responder que no.

   ¿Cómo se llamaba el padre de tus hijos?

-Francisco Antonio Manillo, todos los hijos son de él. Muere  el año 2001.

  ¿Mira Carmen que hacías tú cuando eras niña?

Se ríe y luego mira a su hijo de manera interrogativa y éste le traduce la pregunta, luego ella hace un gesto con las manos y responde: -como niña jugaba y aprendí a tejer el algodón- algunas de estas palabras las respondía en su idioma y otras en castellano con ciertos intervalos entre una y otra palabra. –Tejía algodón para hacer chinchorro y lo hacía con “cucha” (hilandero de madera o aguja de madera de hilar). Ahora no hago eso porque ya no veo bien. Desde muy joven tendía cazabe y todavía aunque pocas veces ya, los hijos no permiten lo haga mucho-. Urbano aclara que no se lo prohíben del todo, porque están conscientes que eso le gusta a ella y de no hacerlo se deprime y puede enfermar.

  ¿Y cuándo muchacha bailabas?

-Ujuuu, bastante, cuando muchacha, sí, bastante, joropo bailaba, bastante con cuatro. El papá de Ángel Poyo era el músico, él se llamaba Manaure. Era el que nos hacía bailar. Lo que más bailábamos era mare-mare, bailábamos por allá por la cabecera de San Antonio.

  ¿Qué otros bailes hacían?

Se ríe graciosamente: -Había un baile que bailábamos que se llamaba  “la mula”. Cuando eso se bailaba si era posible hasta se tumbaban bailando.

  ¿Qué hacían la gente antes aquí en El Guasey?

Haciendo conuco, limpiando, sembrando yuca, ocumo. Íbamos al conuco cuando mi papá decía vamos a limpiar.

   ¿Y qué más? 

El día de los muertos se hacia el akatoompo, se pilaba maíz y se hacía ron fermentado, el kachire también se hacía- ríe y agrega – esa es la única bebida que todo el mundo conoce. Antes los muchachos y muchachas más jóvenes, masticaban el maíz, luego lo echaban de otra vez en el recipiente. Era muchachos o muchachas que no tuvieran dientes malos (caries). Eso se hacía para que fermentara más rápido. Ahorita no, los muchachos ahora no hacen eso.

   Nos interesa mucho tus recuerdos de cuando estabas muchacha ¿Qué más nos dices?

Ella mira a su hijo con recelo y luego como que se decide a responder algunas cosas  en su idioma. –Antes cuando a las muchachas les venía el periodo por primera vez, le tapaban la cara con un pañuelo nuevo, apenas veía por donde caminaba, la encerraban por los 5 días de período en un cuarto y cuando salía le hacían una fiesta, pero antes le ponían una prueba, de ponerla sobre las hormigas “yuco”  (tangaritos o tari-tari, que pican tan fuerte como avispas), era una prueba de resistir y para que la muchacha que ya era mujer no fuera floja, luego de eso le hacían la fiesta.

   ¿A ti te hicieron esa prueba?

Se ríe y responde primero con la cabeza de forma afirmativa y luego dice –Sí. El responsable de todo eso fue mi padre, el permitió que me hicieran eso.

    ¿Cómo era El Guasey cuando tú eras muchacha?

Las casas eran dispersas, una casa por aquí, otra por allá

   ¿Crees en la brujería?

Risas -¿No voy a creer?, no sé-. Y se ríe de nuevo. –Sí, ujuu.

  ¿Sabes dónde queda eso del lugar sagrado donde y que hacían ritos antiguamente?

-Bueno, decían… mi suegro sabía de eso… pero él tenía un lugar que eso y que era sagrado y que allí habían espíritus sagrados, la gente antes temía ir allí porque no era bueno ir. Yo no sé por qué los muchachos de ahora no les importa ir allá. Los niños de la escuela van y eso no debería ser.

  ¿Qué cosas hacías de la yuca?

Bueno primero saca, lavarla, rasparla, rayarla, secar y luego tender y hacer cazabe.

  ¿Y del cazabe?

-Naiboa, eso, nada más, bueno y jau jau, que se hace con azúcar.

  ¿Porque esto se llama El Guasey?

-Eso sí no sé. Bueno decían que llegó un pájaro y en un árbol y cantaba y en el canto se entendía Vasaay, vasaay, vasaay, y de allí entonces la gente dijo que eso era vasaay y asi lo llamaron, pero no sé por qué después lo comenzaron a llamar El Guasey, le cambiaron el nombre-. Carmen Lastenia, tiene la propiedad de pensar o reflexionar antes de responder.

   ¿Estás contenta porque te están haciendo una nueva casa?

-Sí, claro-. Risas.

 ¿Y quién te la está haciendo?

-Los muchachos, bueno y Chávez-. Antes había comentado que por fin va tener una buena casa sin que aparentemente le cueste nada y sin que le pidan tantos papeles. (Carmen Lastenia es beneficiaria de una vivienda dentro del Plan Nacional de Sustitución de Rancho por Casa).

   ¿Vas a tumbar la casita vieja?

-Sí-. Responde sin titubeos, -pero cuando terminen esa.

  ¿Quién hizo esa casita vieja?

-Esa la hizo mi esposo. Todo eso es de barro y de vara y antes era de moriche, después le cambiaron de zinc.

   ¿Estas pensionada?

Inicialmente parece que no entendió la pregunta y luego responde que no.

Le indicamos que íbamos a tomar la fotos  -hay estoy descabellada-, se peina un poco y se pone en disposición para las gráficas.

P.D.Esta entrevista fue realizada en El Guasey, en el mes de octubre de 2011.

ÚltimasNoticias

Noticias Relacionadas

© 2021 - Primera Fila C.A. - Venezuela
Diseño y desarrollo César Rojas & Nguyen Hernández